La presentadora ha aprovechado un rato en la sala de maquillaje de El Hormiguero, para mostrar, de la mano de los expertos, cómo se logran un maquillaje y un peinado naturales.


Ya lo advirtió, se iba a París pero la íbamos a ver mucho por Madrid, porque es aquí donde tiene la mayoría de sus cuestiones laborales. Empezando, por supuesto, por su colaboración en El Hormiguero. Pilar Rubio aprovechó su paso por el plató y que tenía un rato antes del inicio del programa para contar trucos de maquillaje y peluquería para lograr un look natural.

La búsqueda de la naturalidad en el rostro

Ella sirvió de modelo para que los dos expertos del programa explicaban lo que se debe y no se debe hacer a la hora de lograr un aspecto favorecedor y que parezca de lo más natural. Eso aunque, como bien remarcaba Pilar Rubio, lleva a veces más tiempo y más trabajo que un maquillaje más remarcado.

Esa búsqueda de la naturalidad en el maquillaje es tendencia absoluta en estos días, por eso hay que intentar a toda costa huir del efecto máscara. Por ello, Fran, el maquillador apuesta por controlar bien el iluminador. Es la clave para agrandar la mirada, que parezca que estamos un poco bronceados y hasta resaltar las facciones.

La iluminación, la clave del maquillaje

Según explicaba sobre el rostro de Pilar, con una paleta de iluminadores apostando por los dorados, se pueden dar toque de luz con los más claros en el arco de la ceja. Este tono, bien difuminado y adaptado al color natural de la piel, también puede servir justo encima del pómulo.

Sobre el pómulo, en cambio, apuesta por el bronce, pero de manera muy suave. Este tono un poco más oscuro lo aplica suavemente con una brocha ligera dibujando un tres  en el rostro, desde la frente, en la línea bajo el nacimiento del pelo, hasta la barbilla, dejando que ese rabillo central del tres quede sobre el pómulo. Así logra que parezca que la piel está besada por el sol sin que quede artificial.

Para el cabello, ondas deshechas

Para iluminar la mirada, pone un punto muy tenue justo en el centro del ojo, en el párpado móvil, con el tono dorado. Así se dulcifica y abre la mirada, a la que solo acompaña una línea negra sobre las pestañas y la máscara.

Para el cabello los expertos se decantaron por el cabello suelto con algo que suele ser muy habitual entre las celebrities: las ondas abiertas. Natalia aplicó calor sobre las raíces y la mitad del cabello haciendo esa onda. Deja libre la parte inferior, porque así se fomenta ese aspecto de onda deshecha que sería más difícil lograr si se hiciera un bucle completo.