La actriz ha cambiado de look de manera radical y ha posado en su cuenta de Instagram dejándonos a todos con la boca abierta. ¡Es igualita que Tamara Falcó!


Fue Raimunda en Volver, una de las películas más célebres de Almodóvar; María Elena en Vicky Cristina Barcelona, la grandiosa historia de Woody Allen; y Magda en Ma ma, una de las películas más emotivas de Julio Medem. Sin duda, Penélope Cruz, a lo largo de su larga y exitosa carrera, ha sabido afrontar todos los retos que se le han propuesto, ponerse bajo las directrices de grandes directores y meterse en la piel de mujeres de lo más variopinto. Un claro ejemplo de que ella es una de las actrices más polifacéticas del panorama nacional e internacional y de que ella se atreve con todo lo que le echen. Ya sea interpretar a una madre coraje paciente de cáncer; a una intensa exnovia de un pintoresco pintor; o la esposa de un obrero en paro y una hija adolescente; la de Alcobendas toma cada personaje como si fuera el primero y lo hace siempre con una profesionalidad de lo más digna. Y eso se nota.

El último y sorprendente cambio de look de Penélope Cruz

Son tantas las mujeres a las que Penélope Cruz ha dado vida (y tan distintas), que es normal que la intérprete esté más que acostumbrada a los cambios radicales de look. Es por ello por lo no nos resulta extraño verla lucir diferentes tonos, cortes o peinados. De hecho, hace una semana la estábamos viendo cambiar de aspecto y deslumbrar sobre el escenario de los Premiso Goya con su melena melena perfectamente alisada y un acertado flequillo recto, ligeramente desfilado y asimétrico que le sentaba de maravilla; y justo ayer la vimos con un cambio de melena completamente radical. Una transformación que nos ha sorprendido especialmente porque con ella consigue darse un aire (o más bien un viento) a la gran Tamara Falcó.

Y es que como la nueva marquesa de Griñón; la actriz nos ha dejado a todos con la boca abierta con un corte bob, el que sin duda es el corte estrella de la primavera. Cómodo, sencillo y fresquito, la protagonista de Los abrazos rotos lo lucía en su última sesión de fotos publicitarias junto a Lancome. Se trata de un nuevo look (que puede ser una peluca perfectamente), ideal ahora que llegan los meses más cálidos del año y que resulta especialmente acertado para esta temporada. Además, por su forma, consigue enmarcar la cara, resaltando rasgos como la barbilla y potenciando el cuello y las clavículas.

Un look que, aunque no le puede sentar mejor, nos ha hecho dudar de primeras si se trataba de Penélope Cruz o de Tamara Falcó. Y es que ahora que llevan el mismo peinado, parecen dos gotas de agua. ¿Qué pensáis vosotras?