La celulitis es sencillamente la acumulación de nódulos adiposos (grasa) en el tejido subcutáneo de algunas zonas del cuerpo. Las más afectadas son: muslos, caderas, glúteos y vientre. Se asocia erróneamente a mujeres con sobrepeso, pero no siempre es así. La genética, una vida sedentaria o unos malos hábitos también la propician. Toma nota y sigue las claves para reducirla, porque a pesar de que no puede eliminarse completamente, sí puedes combatirla y lograr presumir de una piel suave, lisa y firme esta primavera.

Come mejor (sin excusas)

Los malos hábitos pueden provocar una eliminación deficiente de las grasas y de los glúcidos. Además, una mala dieta evitará que combatas toxinas. La carga genética predispone en cierta medida a sufrir celulitis (alrededor de un 60%), pero debes aprender a modificarla. Por ejemplo, tomando hidratos de carbono sanos, que al metabolizarse disminuyen la producción de insulina, algo que también tiene efectos cardiosaludables. ¿Cuáles son? Fundamentalmente las frutas y las verduras. Destierra de una vez por todas las harinas refinadas de la bollería industrial: al digerirlas se convertirán en grasa, que se aposentará en forma de piel de naranja en zonas conflictivas: cartucheras, glúteos, caderas…

Haz más ejercicio cada día

El sedentarismo también influye de manera considerable en la aparición de la temida celulitis. Hacer sentadillas, spinning y aeróbico son algunas de las mejores actividades, ya que pueden llegar a reducirla en un 80%. Y si te da mucha pereza, al menos sal a caminar rápido durante 30 minutos al día. ¡Verás como notas la diferencia en poco tiempo!

¿Exfoliar? No lo dudes, sí

La exfoliación estimula la regeneración celular y la microcirculación sanguínea de la superficie. Con ella, la piel retoma su suavidad y elasticidad y se vuelve más
receptiva para absorber las cremas y que sus principios activos penetren mejor. Para combatir la celulitis es importante exfoliar la piel al menos una vez a la semana. Hazlo con una esponja natural, dibujando suaves movimientos circulares y eliminando los restos con agua fría. Insiste bien en las zonas más afectadas.

Alíate con cosméticos que realmente funcionan

Aplica los geles o cremas anticelulíticos siempre con masajes fuertes y ascendentes, de abajo arriba y de dentro hacia afuera. Aunque no hacen milagros, debes ser constante.  Además su uso diario te ayudará a mantener la piel más firme e hidratada. Entre sus activos no puede faltar la cafeína (el principio lipolítico de referencia), que posee un efecto drenante; y el extracto de algas, que evita que se acumule la grasa.

Sigue bajando, hemos recopilado los 8 productos más eficaces que te ayudarán a lograr el objetivo.