Después de todo el verano, es el mejor momento para revitalizar la melena y acabar con las puntas secas y abiertas, así como decir adiós a los efectos nocivos que el cloro y el salitre provocan sobre nuestro cabello. Ya sabes que llevar el pelo cuidado es imprescindible para dar una imagen limpia y elegante. Por eso, nuestra melena necesita, de vez en cuando, un détox, así como recuperar la vitalidad que le ha robado el paso del tiempo. Para ello, nos inspiramos en María Pombo, la última famosa es pasar por la peluquería.

A la ‘influencer’ no le gustan los cambios bruscos y, aunque este año han reinado los exitosos cortes ‘bob’, ella no tiene pensando deshacerse de la melena XXL que le acompaña desde hace varias temporadas y que, además, luce sana y brillante. Con su corte de pelo ha logrado sanear las puntas, pero lo sigue teniendo súper largo.

Las melenas XXL seguirán siendo tendencia, palabra de María Pombo

Desde los cortes de pelo ‘bob’ llegaron a nuestra vida, parecía que las melenas extra largas ya eran cosa del pasado. Pero, gracias a María sabemos que seguirán siendo tendencia de aquí a final de año. La nota distintiva: predominan los largos voluptuosos frente a los lisos tabla. Se llevan con ondas surferas poco definidas y desenfadadas, como el caso de la joven.

La tendencia es llevar el largo por debajo del pecho, recto o con capas muy ligeras, casi imperceptibles. Es un look de lo más sencillo, minimalista, limpio y muy elegante. Pero, ¡ojo! solo se aconseja en cabellos fuertes y abundantes, porque en cabellos finos perderá volumen y movimiento.

Lo cierto es que es un corte que necesita poco mantenimiento. Al contrario de lo que ocurre en los ‘pixie’, por ejemplo, que hay que repasarlos cada mes y medio para mantenerlo perfecto. Lo que sí necesita una melena larga es muchísima hidratación con acondicionador y mascarilla para que se vea sedosa y brillante.

Lo mejor del corte de pelo de María es que puedes hacerlo tú misma en casa y en menos de 10 minutos. ¿Cómo? Recoge la melena en una coleta baja -lo más centrada posible-, Marca con otra goma de pelo el lugar donde vamos a cortar y pasa la tijera y, listo.

A continuación, su pequeño cambio.