Si hablamos de uñas la naturalidad triunfa esta temporada, por eso la manicura de Tamara Falcó es la mejor que podemos encontrar


Las largas uñas terminadas en punta o las arty han sido dos de las tendencias que más hemos visto en las pasadas temporadas. Pero este otoño-invierno entre todas las diferentes versiones de manicura hay una que nos ha conquistado especialmente, y todavía más después de vérsela a Tamara Falcó. La naturalidad ha regresado en esmaltes muy naturales, en toda la variedad de los nude, y con las uñas perfectamente cortas y redondeadas.

Tamara tiene en su madre, Isabel Preysler, a su mejor modelo y no solo en cuestión de moda. También sigue todos sus consejos estéticos para cuidarse y estar perfecta. La reina indiscutible de la vida social de nuestro país de las últimas décadas siempre va impecable, de la cabeza a los pies, y en esto no puede faltar una manicura impoluta. Tamara también continúa la estela de su progenitora, compartiendo el mismo centro: Manos de seda: «Es una de las mejores manicuras y pedicuras que existen. Me la presentó mi madre y a las dos nos cambió la vida», afirma la que se ha convertido en poco tiempo en una las famosas que más nos inspiran con su estilo.

Tamara lleva la manicura más natural. Con la uña redondeada y en un nude muy claro, el tono que más le gusta y que ahora es tendencia total.

¿Cómo hacemos la manicura que lleva Tamara Falcó? Te lo decimos paso a paso

Lo primero es retirar cualquier resto de esmalte que tengas de la anterior manicura que te hayas hecho.
Córtate las uñas a la longitud que desees. Puedes ponerlas a remojo en agua y jabón entre 5 y 10 minutos antes para que se ablanden.
Límalas teniendo en cuenta la forma natural de la uña. Pon especial cuidado en los laterales para evitar que se descame la uña o que quede algún pico y se nos pueda rompe. Lima siempre en la misma dirección y evita hacerlo cuando estén húmedas.
La cutícula es mejor que no la cortes, ya funciona como una barrera de protección para la propia uña. Si quieres retirarlas, aplica un poco de vaselina o gel en cada uña y utiliza un palito de naranjo para empujarlas hacia arriba.
Hidratación. Tras limar las uñas, hidrata bien las manos. Deja actuar el producto y espera a que se absorba por completo.
Pinta las uñas. Antes del esmalte pon un base que hidrate y proteja, a continuación aplica el esmalte (dos capas), siempre desde la parte central hacia los laterales, y por último un top coat para dar más brillo.