Las tendencias en maquillaje cambian cada temporada, pero hay una que siempre permanece: el labial rojo. Un clásico eterno que nunca falla


Sinónimo de sensualidad, feminidad y poder. El labial rojo es uno de los productos de maquillaje más vendidos y más utilizados a lo largo de la historia. Pintarse los labios de rojo realza cualquier estilismo. Soluciona un mal día. Y hasta puede levantarte la autoestima. Otorga poder, confianza y seguridad. En definitiva, el rojo en los labios es la apuesta más favorecedora.

Sin embargo, ¿por qué hay mujeres que no se atreven con el lipstick rojo? «Su tono y potencial cromático pueden echar para atrás por ser demasiado atrevidos. Es normal sentirnos raras e inseguras cuando lucimos un labial rojo por primera vez. Una vez superado ese miedo inicial, seguro que ya no podrás dejar de lucir este color», nos explica la maquilladora profesional Cristina Lobato.

5 motivos para pintarte los labios de rojo

1. El rojo favorece a todo el mundo
Solo tienes que dar con la tonalidad de rojo que más te favorezca. Es un tono que sienta bien a todos los tipos de piel y cabello. Además, se puede utilizar desde joven hasta mayor, adaptando las tonalidades a cada etapa de tu vida.

2. Ayuda a hacer correcciones
Los tonos rojos, al tener más cobertura, ayudan a corregir el labio. Con los tonos nude se intuye más la forma natural del labio pero con los rojos cubres por completo ayudando a hacer líneas y efectos correctores. Por ejemplo, es más fácil acentuar el arco de cupido con un labial rojo.

3. Blanquea los dientes
El labial rojo potencia el blanco de los dientes. En cuanto lo aplicas en los labios, el efecto óptico blanqueador se hace muy evidente.

4. El rojo levanta un mal día
Si nos guiamos por el significado de la colorterapia, el rojo es un color que provoca seguridad, genera sensaciones de optimismo, de poder y de valentía. Son emociones positivas que tienes sobre ti misma y también las proyectas en los demás.

5. El labial rojo como símbolo
Es el tono de labial más vendido en el mundo y ha sido icono de seducción femenina a lo largo de la historia. Una forma para sentirse más poderosas y seguras de sí mismas.

Cómo debes llevar el labial con mascarilla

Preparar el labio con una exfoliación
Podemos crear un exfoliante casero natural a base de manteca pura de karité mezclada con panela molida. Masajeamos suavemente para eliminar todas las células muertas de la piel y poder hidratar de manera adecuada el labio. Con la transpiración y el sudor, el labio pierde mucha humedad y tiende a deshidratarse. Exfolia una vez a la semana.

Hidratar y nutrir
Realiza este paso como el primero de tu rutina de make up. De esta manera, mientras maquillas el resto del rostro los labios se van hidratando. Antes de aplicar primer y maquillar, retira el exceso de producto si lo hubiera.

Primer
Antes del labial, aplica un primer para suavizar el labio, es una buena opción porque prepara el labio sin aportar grasa.

Escoger bien el labial
Utiliza labiales fijos de larga duración para evitar la fricción.