Son muchas las famosas que después de toda una vida luciendo la misma imagen deciden dar un cambio. Judit Mascó ha sido la última


En los últimos tiempos son muchas las famosas que después de casi toda una vida luciendo la misma imagen deciden dar un cambio. Así ya hemos visto a Tamara Falcó o a Ana Boyer cortarse su larga melena de siempre por el tan de moda bob, o incluso también Paula Ecjevarría se atrevió hace meses a hacer el cambio, aunque no tan radical como las dos hijas de Isabel Preysler. Ahora ha sido Judit Mascó la última en sumarse.

Hay modelos camaleónicas, famosas por sus constantes cambios de imagen como lo fueron las grandes tops Linda Evangelista o Naomi Campbell, y otras cuyos looks permanecen inalterables con el paso de las años, como Cindy Crawford o Claudia Schiffer. A este segundo grupo también pertenece Judit Mascó.

La modelo catalana fue también una de las grandes tops de la década de los 90 y 2000, que se dio a conocer internacionalmente al aparecer en la portada del especial de baño de la revista Sports Illustrated, en 1990. Entonces lucía una larga melena castaño muy claro, que ha sido una de sus señas de identidad a lo largo de todo este tiempo.

Con el mismo pelo, pero con mil y un peinados. Judit ha transformado su melena según la ocasión, con peinados más sofisticados o naturales. Pero ahora ha decidido dar ese cambio y atreverse con un corte. Se ha puesto en manos del estilista Fernando Torrent, que ha transformado su larga melena en una largo bob rozando los hombros y desfilado, con mucho más movimiento. También ha subido unos tonos su color.

El resultado es una Judit Mascó más fresca, aunque tan guapa como siempre.