A la actriz este corte de pelo tan radical le favorece mucho porque tiene unas facciones armónicas que aguantan lo que le echen


Netflix anuncia la fecha de estreno de ‘Las niñas de cristal’, la nueva película del director Jota Linares. Un drama psicológico protagonizado por la actriz y bailarina María Pedraza, quien interpreta a la gran estrella del Ballet Clásico Nacional bajo las órdenes del coreógrafo y Premio Nacional de Danza Antonio Ruz. Ha sido presentada en el Festival de Cine de Málaga y el 8 de abril llega a Netflix. El film promete dar mucho que hablar, tanto como el nuevo corte de pelo que ha lucido María en la alfombra roja.

Sonriente y masticando seguridad, así ha llegado María al photocall bajo la atenta mirada de una decena de fotógrafos que no han tardado en percibir el corte de pelo radical de la joven: Se ha rapado los laterales de la cabeza, murmuraban entre ellos. Sí, así como lo lees. La actriz ha sorprendido a todos con un look rebelde y atrevido con el que nunca antes la habíamos visto y que le da mucho rollo y aires de naturaleza transgresora muy de los años setenta y ochenta.

María Pedraza se atreve con el corte de pelo mohicano: el más rebelde

Para entender en look de la actriz hemos buceado en el Instagram de su peluquero y maquillador, Iván Gómez, él ha sido la persona encargada de dejarnos con la boca abierta. En sentido estricto se trata de un peinado ‘mohicano moderno’ o ‘mohawk’, fue un estilo de cabello que arrasó en los años 70 y 80 durante el movimiento punk y rock en Reino Unido. El estilista de María ha separado el pelo en dos partes. La de arriba va más larga y rizada en color rubio platino. Los laterales y las patillas quedan rapadas en su tonalidad oscura natural.

Pink, Rihanna, el mismísimo chef Dabiz Muñoz son algunos de los famosos que se han atrevido con este corte de pelo. Aunque es un peinado que tiene más adeptos en el púbico masculino, los expertos en cabello dicen que cada vez son más las mujeres que se atreven con un cambio de imagen como el de María. Y es que no son pocas sus ventajas: es versátil y resulta especialmente cómodo para la llevada del verano porque se puede llevar de muchas maneras. El resultado es muy estiloso y favorecido.

El resto de este conjunto estaba formado por un vestido negro midi, de corte asimétrico, con volante en el bajo y una impresionante abertura en la espalda, que ha elevado al máximo con botas altas del mismo color oscuro y un maquillaje en tonos nude para dar protagonismo al peinado.