Han pasado 18 años desde que se convirtió en Chica Bond, y con un biquini muy parecido al de entonces Halle Berry demuestra que sigue tan espectacular (o más) que entonces


Cindy Crawford, Elle Mcpherson, Demi Moore... son muchas las celebrities que pasados los 50 siguen tan estupendas o incluso más que décadas antes. La última en demostrarlo ha sido Halle Berry, quien nos ha sorprendido paseando por una playa con un biquini naranja y un sombrero de paja luciendo un cuerpazo de escándalo. Pero la imagen de la actriz tiene todavía un interés mayor, ya que nos ha recordado inmediatamente a aquella de 2002 en la que también Halle salía del agua con un biquini naranja en una secuencia de la película Muere otro día. Han pasado 18 años desde que fue la Chica Bond al lado de Pierce Brosnan, pero al verla parece que el tiempo se ha detenido para ella.

¿Cómo ha conseguido llegar así a los 53 años? Pues seguro que le debe mucho a la genética, pero Halle Berry también es muy constante con sus cuidados. Y el ejercicio físico es una parte fundamental en su vida. Hace unos meses se lanzó al mundo de la belleza y el bienestar creando su propia aplicación para compartir con todos sus secretos para una vida saludable. Ya son famosos sus #FitnessFriday en los que muestra a través de su propio Instagram el duro entrenamiento que sigue junto a su entrenador personal, Peter Lee Thomas, por eso ha querido ir más allá con su propia aplicación.

La app para estar en forma de Halle Berry

La actriz ha creado la app Respin donde puedes encontrar contenido audiovisual para ponerte en forma en casa con el boxeo, ejercicios de cardio, abdominales. También da consejos de nutrición, recetas, clases de meditación, trucos de belleza y remedios caseros.
En su definición de esta aplicación señala estos puntos básicos: Conectar a gente con los mismos intereses; nutrir de contenido para el cuerpo, la mente y el alma; enseñar a fortalecer el cuerpo poniéndolo al límite; despertar y descubrir la espiritualidad que reside dentro de cada uno y dar.

Ahora hemos podido comprobar los resultados de tanto entrenamiento y cuidados, porque a sus 53 años la ganadora del Oscar como mejor actriz por su papel en Monster’s Ball tiene la misma espectacular figura (o mejor) que en décadas pasadas.