Exfoliar estimula la regeneración celular y la microcirculación sanguínea de la superficie. Con este paso la piel retoma su suavidad y flexibilidad y se vuelve más receptiva para absorber las cremas y que sus principios activos penetren con mayor eficacia. Pero no solo eso, con una buena exfoliación también es posible rejuvenecer la piel y hacer desaparecer las manchas. ¿Lo sabías? Sigue leyendo…

A partir de los 25 años hay que exfoliar de forma habitual

La exfoliación es el proceso por el cual las células muertas, que se encuentran en la capa más superficial de la piel, se eliminan. Este proceso lo desarrolla nuestro organismo de manera natural y dura 28 días. Sin embargo, algunos factores como el paso del tiempo, los malos hábitos de vida, entre ellos el consumo habitual de alcohol, el tabaco, una alimentación inadecuada, o la contaminación ambiental, alargan ese tiempo, generando una mayor acumulación de células muertas en la piel. Esta ralentización del proceso se  inicia alrededor de los 25 años, edad en la que se debe comenzar a utilizar exfoliantes de manera habitual, para poder mantener un ritmo de renovación celular óptimo.

Busca el exfoliante que mejor se adapte a tus necesidades

Existen tres tipos de exfoliantes distintos en función de su manera de actuar sobre la piel. Debes elegir el que más se adapte a tu tipo de piel y su grado de sensibilidad:

SCRUBS
Los conocidos como ‘de bolitas’. Su poder de renovación es más suave y son los más fáciles de utilizar, ya que se aplican mediante un masaje circular. Sin embargo, aunque su uso habitual previene la formación de futuras manchas, es complicado que eliminen por completo las ya existentes.

PEELING ENZIMÁTICO
Emplea enzimas vegetales capaces de penetrar en la piel mediante la humedad y conseguir un tono más homogéneo. No es demasiado abrasivo, así que evita el enrojecimiento de la piel. La mejor opción para las personas con piel sensible.

EXFOLIACIÓN QUÍMICA
Utiliza ácidos que eliminan las células muertas de la piel descomponiendo también los lípidos, por lo que se consigue un máximo arrastre. ¿El resultado? Una piel rejuvenecida y sin manchas. Tras el peeling, la piel presentará tirantez, enrojecimiento e incluso una leve
inflamación, pero lo normal es que estos síntomas desaparezcan trascurridas unas horas.

  • Para eliminar las manchas oscuras por completo suelen ser necesarias entre 6 y 10 sesiones de peeling químico despigmentante, pero los resultados empiezan a apreciarse a partir de la tercera o cuarta sesión. Después del tratamiento se aconseja utilizar una crema reparadora, cicatrizante, calmante y siempre protección solar de 50 SPF.

¿Ya sabes cuál va más contigo? Mientras lo decides te proponemos seis exfoliantes que puedes utilizar desde ya en casa.