El brillo, el volumen, y el color acorde con su tono de su piel, hacen que la melena de Mónica Cruz sea una de las más codiciadas. La actriz no cambia de look a menudo. Y tampoco le hace falta, pues su larga melena castaña con reflejos dorados es una de las más envidiadas. Lo cierto es que siempre intenta tener el cabello brillante y cuidado.

El último beauty look que se ha hecho, nos ha encantado. Se declara fan del brillo y por eso ha pasado por la peluquería para probar un tratamiento muy puntero. Hablamos de ‘Éclat Gloss de Montibello’, diseñado para devolver brillo y luminosidad al cabello en apenas 20 minutos. El servicio está pensado para personas de cualquier género (y ya seas hombre o mujer) y para todas las edades, tengan o no el cabello mechado o coloreado.

Mónica Cruz deja lista su melena para el verano

Desde siempre envidiamos su larga y brillante melena, que lleva ondulada o rizada de vez en cuando, pues sus ondas son naturales. Recientemente luce una espléndida y envidiable cabellera brillante, fuerte y sana. Y por su última publicación en redes sociales, descubrimos que es gracias a el servicio de Éclat de Montibello. No solo presume de una dosis extra de brillo, sino también de tener un pelo fuerte y con aire.

El tratamiento está formulado con Vitamina C, el antioxidante natural que genera un efecto antienvejecimiento y protege el color. También con proteínas vegetales, que devuelve la fuerza y la elasticidad a toda la melena.

Aunque sabemos que su cabello sufre por los continuos cambios de corte y color a los que se somete por su trabajo como actriz, lo cierto es que su pelo natural es de gran belleza, tanto por el volumen, como por el color, siempre acorde al tono de su piel moreno.

La hermana de Penélope Cruz lleva las mechas ‘melting’: las más sofisticadas

Las mechas ‘melting’ son como un fundido de color. Para que lo entiendas bien, es como fundir el color en tu pelo, desde las raíces, consiguiendo mezclarlo con tu color natural a lo largo de la melena de la manera más elegante y discreta. Es básicamente un ‘derretido’ que cae poco a poco desde las raíces hasta las puntas, dando lugar a un resultado muy discreto. Son las mechas más apropiadas para iluminar la melena, sin que se note.

Así, Mónica consigue mucha luz en el rostro, pero sin llevar las clásicas mechas rubias. Ella lleva un tono marrón chocolate y las mechas en color dorado, más marcadas en la zona del flequillo y las puntas, perfectamente integradas. Eso sí, no ha cortado su melena y sigue manteniendo intacto su largo precioso, que es una de sus señas de identidad.