Ya ha llegado el momento de lucir escotazo. Tapado durante todo el invierno, es durante esos meses el gran olvidado, eclipsado por el rostro y el cuello, un gran error que todavía estás a tiempo de subsanar. El escote es una de las zonas donde más se refleja el daño y las marcas que deja el paso del tiempo. Junto al rostro y al cuello configuran el triángulo con la piel más sensible y delicada, y eso hace que requieran de un cuidado específico. Pero lo cierto es que siempre lo descuidamos en nuestra rutina diaria, a pesar de que requiere una atención especial para dar la completa juventud a nuestro aspecto.

Para hacer frente al sol y no dejar que nada nos lesione la piel durante estos meses en los que está más expuesto, tienes que seguir estos pasos en tu ritual diario de belleza y preparar todo el ‘armamento’ necesario para combatir los daños de los rayos UV cuando salimos de casa.

La rutina que tienes que llevar para mantener un escote radiante

En verano, el agua del mar, el salitre y el sol son algunos de los agentes que continuamente afectan a la salud y la belleza de nuestra piel. Pero, ¿cómo podemos hacer para repararla y que no pierda el aspecto luminoso y radiante?
La rutina diaria es esencial para regenerar y proteger la piel del escote cuando salimos a la calle, una de las más delicadas y que después de estar tantos meses tapada requiere un extra de atención.

Empezamos con tres pasos fundamentales. Aplica una vez a la semana una mascarilla revitalizante y exfolia la piel para limpiar las imperfecciones. Con ello conseguirás atenuar las líneas de expresión y arrugas, así como a tratar los puntos negros, el exceso de grasa y el tono apagado para un aspecto más joven.
Y después, la hidratación con una crema específica para la zona del escote que deje una piel reafirmada, nutrida y más luminosa.

Y al salir a la calle no podemos olvidarnos de un fotoprotector con alto espectro para garantizar una protección más duradera, que además de proteger, reafirme la piel.

Si bien cuidar la piel desde fuera es esencial, proporcionar un empuje interno con los beneficios de la nutricosmética nos hará, no solo proteger la piel, sino conseguir prolongar el bronceado una vez terminada la temporada de playa.