Proteger tu piel y mimarla después de tomar el sol es clave para evitar el envejecimiento prematuro.


Los cuidados aftersun y lo baños de sol nos proporcionan, además de un tono bronceado muy favorecedor, la recarga de Vitamina D que nuestro cuerpo necesita. Algo fundamental para la salud de nuestros huesos y para la absorción del fósforo y el calcio. Pero no podemos olvidar que la exposición solar también daña nuestra epidermis. Provoca   deshidratación, aparición de manchas, pérdida de luminosidad y envejecimiento prematuro. Por eso, después de tomar el sol, te aconsejo que sigas una rutina para preservar la salud de tu piel. 

Después de tomar el sol, te aconsejo que sigas una rutina para preservar la salud de tu piel.

Cuidados aftersun eficaces

Para poner en marcha unos cuidados aftersun con eficacia hay que empezar por una buena dinámica de limpieza.  ¿Qué debes hacer después de limpiarla y liberarla de toxinas y células muertas?. Aplicar un producto regeneradfotoenvejecimientoor que, además de prolongar el bronceado, hidrata y aporta confort.

Además calma la sensación de tirantez que se produce tras la exposición solar. Prueba aplicar una mascarilla hidratante con efecto frío. Déjala actuar durante 20 minutos. Sentirás tu piel más elástica, revitalizada y luminosa.

Tampoco olvides que para combatir el proceso de envejecimiento que provocan las radiaciones solares necesitamos recurrir a los antioxidantes. Neutralizan los radicales libres, unifican tono y aportan vitalidad. Por la mañana te recomiendo la vitamina C. Es un magnífico activo antiedad. Nos ayuda a combatir el deterioro que el sol ha causado en nuestra piel en forma de manchas y arrugas.

También es aconsejable aplicar ácido ferúlico para proteger la capa dérmica. ¿Qué nos aporta su acción regeneradora? Mejora la síntesis de colágeno y elastina, necesarios para conservar su elasticidad. Por la noche, un suero con resveratrol reforzará las defensas naturales. Y  reducirá los signos de envejecimiento acentuados por el sol.

Ya de vuelta a tu rutina, adquiere  un prolongador del bronceado que estimule la producción de melanina. Y no olvides un tratamiento en cabina que incluya limpieza, exfoliación e hidratación. Será el mejor regalo para que tu piel respire y se oxigene, sin abandonar su tono dorado.