El sol es beneficioso para la salud, pero ya sabemos también sus perjuicios. Te damos todas las claves para disfrutar este verano de él con seguridad


Ya estamos casi en verano y la mayoría estamos planeando las vacaciones con más ganas que nunca. Muchos serán los destinos en el que el sol será el protagonista, y con ello, una mayor exposición de nuestra piel a los rayos solares. ¿Sabemos todos protegernos adecuadamente del sol? Aunque parezca imposible todavía hoy en día muchos españoles que no.

A pesar de que el sol aporta diferentes beneficios a nuestra salud, como el desarrollo de la vitamina D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio (uno de los minerales imprescindibles para la formación normal de los huesos), o la producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar. También tiene una cara B: insolaciones, quemaduras, manchas, arrugas prematuras, lunares, alteraciones del sistema inmunitario, afecciones oculares e incluso cáncer de piel.
Y la única manera eficaz que realmente tenemos de evitar los efectos dañinos del sol es utilizar protectores solares o fotoprotectores.

Por ello, los expertos de DosFarma han elaborado una guía con todo lo que tenemos que saber este verano antes de exponernos al sol en playas y piscinas.

Factor de protección solar

El factor de protección solar o SPF es la medida de capacidad que tiene un fotoprotector para evitar que los rayos UVB provoquen quemaduras y problemas en la piel. Existen diferentes factores de protección solar, que abarcan desde el SPF 5 hasta el SPF 50+. Para entender en qué consiste el número que lo acompaña debemos de saber primero qué tipo de piel tenemos o cuál es nuestro fototipo. Es decir, si nuestra piel es de las más claras o de fototipo I significa que podemos resistir al sol sin quemarnos aproximadamente durante 10 minutos. Si utilizáramos una crema con un SPF 20 tendríamos que multiplicar por 20 el tiempo que podemos estar expuestos al sol. O lo que es lo mismo: 10 minutos. Este es el tiempo que podríamos estar al sol sin quemarnos antes de volvernos a aplicar fotoprotector.

Esta es la teoría, pero hay otros factores que influyen en el tiempo de protección, como la intensidad del sol en el momento en el que estemos expuestas, los roces de nuestro cuerpo con la ropa, la toalla o la arena de la playa, la sudoración, los baños que nos demos… Por lo que todos los expertos recomiendan aplicarnos crema al menos cada dos horas y siempre después de cada baño. Además, es muy importante evitar las horas con mayor radiación solar, que abarcan desde las 12:00 de la mañana hasta las 16:00 de la tarde.

sol
Gtres

El fototipo de tu piel

Lo fundamental conocer cuál es el fototipo de nuestra piel para poder elegir el mejor protector solar. En la clasificación se tiene en cuenta la tonalidad de la piel, el color de los ojos, del cabello, la capacidad para brocearse y el tiempo que tarda la piel en quemarse sin protección:

Fototipo 1
Piel muy clara, muchas pecas, ojos claros azules, verdes o grises, pelo pelirrojo o rubio, poca o nula tolerancia al sol, la piel no se broncea, solo se enrojece o quema, 0-10 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF más de 50.

Fototipo 2
Piel clara, algunas pecas, ojos azules o verdes, pelo rubio o castaño claro, la piel no se broncea casi nunca, la piel presenta quemaduras con facilidad al exponerse al sol, 10-15 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF más de 50.

Fototipo 3
Piel clara caucásica, ninguna peca, ojos verdes o marrones claros, cabello castaño, la piel se broncea de una forma normal, quemaduras moderadas, 15-20 minutos. Protección recomendada cada dos horasSPF de entre 50 y 30.

Fototipo 4
Piel morena mediterránea, ninguna peca, ojos marrones oscuros, pelo castaño oscuro, la piel se broncea rápido, pocas quemaduras, 20-25 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF de 30.

Fototipo 5
Piel muy morena, ninguna peca, ojos marrones oscuros o negros, pelo negro o castaño oscuro, se broncea muy rápido, quemaduras poco frencuentes, 25-30 minutos. Protección recomendada cada dos horasSPF de 30 a 15.

Fototipo 6
Piel muy oscura o negra, ninguna peca, ojos negros, pelo negro, se broncea muy rápido, quemaduras muy poco frecuentes, 30-35 minutos. Protección recomendada cada dos horasSPF de 15.

Cantidad ideal de protector antes de exponerte al sol

Para la piel del rostro, la cantidad adecuada son dos líneas extendidas en dos dedos. En cuanto al cuerpo, lo que equivaldría a llenar la mano de crema en cada aplicación. Además, lo aconsejable es aplicarla 30 minutos antes de exponernos al sol.

La piel de nuestro rostro y la del cuerpo tienen distintas características, por ello los protectores solares que utilicemos también deben de ser diferentes.

sol
Gtres

Caducidad de los protectores solares y conservación

Una de las típicas preguntas que todos nos hacemos es ¿los protectores solares caducan? Pues la respuesta es sí. Hay una manera muy sencilla de saber cuánto dura una vez abierta. Basta con mirar en la descripción que encontramos detrás del producto, normalmente en la parte inferior, un símbolo de un tarro de crema abierta donde aparece un número y la letra M. Este es el tiempo en meses que dura el producto una vez abierto.

Por otro lado, es necesario conservar el producto en un cuarto seco y fresco donde la temperatura se mantenga estable, a unos 22 grados aproximadamente.

Otros consejos para protegerte del sol

No solo debemos protegernos del sol cuando vayamos a la playa o a una piscina, si no siempre que salgamos de casa. También hay que protegerse los días nublados, si bien podemos utilizar un factor de protección más bajo (como el 15 o el 20). Por otro lado es conveniente proteger el cabello con una gorra o sombrero y nuestros ojos con unas gafas de sol, siempre homologadas y mantenernos bien hidratados en todo momento.

Al igual que puede quemarse nuestra piel, también nuestros labios, por lo que es fundamental utilizar un bálsamo labial con protección solar SPF alto de amplio espectro.