Alma Cortés
Instagram

Las claves de la rutina de Alma Cortés para tener los glúteos de mármol

Alma Cortés nos ha desvelado su rutina de ejercicios para trabajar core y glúteos con los que conseguir un culo tonificado y elevado.

Sabemos que muchas habéis empezado el año apuntadas al gimnasio o, peor, pagando el gimnasio y sin aparecer por allí ni un solo día. Por eso, para animaros a que lo visitéis con asiduidad os traemos un ejercicio que mantendrá vuestros glúteos firmes y elevados. Alma Cortés tiene un cuerpazo, que se trabaja a base de ejercicios y duro entrenamiento y hoy nos ha descubierto su rutina de glúteos para tener el culo como una piedra. Te contamos todos los detalles a continuación.

La verdad duele, los tratamientos de belleza, los masajes, y las dietas milagrosas son siempre menos efectivas que hacer ejercicio. El glúteo es un músculo que tenemos que trabajar constantemente para que no se descuelgue y para evitar acumulación de grasa en la zona. Así que, si se os están agotando las ideas para hacer ejercicios en el gimnasio , os traemos novedades. El primer ejercicio por el que empieza la hija de Raquel Bollo es la zancada lateral, con rodillas flexionadas y una goma de tensión colocada en los muslos para crear resistencia al dar la zancada. Después de cerrar y abrir las piernas dando la zancada varias veces, elevamos la rodilla a un lado y a otro.

Otra buena idea es posicionarnos sobre un entrenador de equilibrio y hacer una elevación de rodilla con zancada trasera, bajando bien la rodilla hasta el suelo. Si ya sois expertas en este tipo de zancada podéis agregar peso a vuestro ejercicio.

Alma Cortés

Instagram

Alma Cortés combina ejercicios de glúteo y core

Para tener un vientre plano, es indispensable trabajar el core y hacer fuerza en la parte del vientre. La influencer hace un ejercicio muy eficaz para trabajarlo. Se coloca bocarriba, eleva las piernas hasta tenerlas en un ángulo de 90º y eleva sus manos para tocar la punta de los pies como si estuviéramos haciendo abdominales superiores.

Por último, necesitamos un cajón de salto de los que se suelen usar en CrossFit o suele haber en gimnasios. Solo tenemos que ponernos frente a él con las rodillas flexionadas soportando una mancuerna o un disco de 10 kilos de peso, o menos, en función de lo que podáis elevar. A continuación, como si subiéramos una escalera, subimos y bajamos del cajón enfocando nuestra fuerza sobre las piernas y el glúteo.

X