Los Ángeles es estos días un hervidero de famosas que han acudido a la celebración de los Globos de Oro. El Hotel Beverly Hills es el escenario de uno de los premios con más glamour de la meca del cine, y cada año podemos ver los looks sofisticados y elegantes, siempre acompañados de rostros con una piel impecable, luminosa y radiante.

Cuestión de maquillaje, dirán algunos, pero os aseguro que no hay base, colorete o iluminador capaz de hacer prodigios en una tez que no se encuentre en las mejores condiciones. Por eso, las celebrities comienzan a prepararse semanas antes, y de la misma forma que ultiman los detalles del vestido o los zapatos, ponen su piel a punto.

En esta edición de Los Globos de Oro 2016, las protagonistas han sido actrices como Kate Blanche, Emily Blunt o Dakota Johnson, pero  también iconos de estilo como Olivia Palermo o Rummer Willis, la hija de Demi Moore y Bruce Willis. Todas ellas han probado en cara, cuello y escote (el gran olvidado, pero imprescindible para lucir un vestido de fiesta) tratamientos de efecto flash, los más apropiados para una ocasión puntual, porque son capaces en poco tiempo de aportar una luz especial y dejar un aspecto jugoso, justo lo que se necesita en un  momento así. Sin duda, los activos más apropiados para ello son en primer lugar la Vitamina C, un antioxidante de gran poder iluminador, los péptidos o el Ácido Hialurónico, muy hidratante, y acuden a prestigiosos centros de belleza donde probar técnicas capaces de hacer penetrar dichos activos a nivel dérmico, es decir, más profundo que con el uso de cosmética en casa.

Me quedo con los que voy a comentaros en este caso: Beauty Flash con Indiba Deep Beauty, microcorrientes nada invasivas que regeneran desde dentro; Hydrafacial, la última revolución de Hollywood a base del efecto tornado que insufla los ingredientes de una manera espectacular y limpia profundamente la piel; o Luminosidad Exprés Endermolift con LPG: al igual que Indiba, es un clásico que nunca falla y da unos resultados asombrosos: reoxigena los tejidos, activa la circulación, drena las toxinas y estimula los fibroblastos.