La medicina estética se ha convertido en una buena herramienta para refrescar la juventud del rostro.


Los retoques se han convertido en una de las opciones demandadas para conseguir mantente el rostro joven. La medicina estética se ha convertido en una buena herramienta para refrescar la juventud del rostro. También para paliar las huellas del tiempo o prevenir su aparición. Los buenos especialistas, antes de pinchar, -ya sea para rellenar volúmenes perdidos, rictus o relajar los movimientos musculares para prevenir o suavizar arruguitas ( como hace el bótox) – realizan un diagnóstico morfológico previo para pinchar solo lo necesario y así obtener resultados naturales. Sin embargo, a la hora de realizar retoques, es importantísimo preparar la piel que lo va a recibir.

Los buenos especialistas, antes de pinchar, realizan un buen diagnóstico morfológico

 

Antes de los retoques

Es evidente que un tejido limpio de impurezas y pleno de hidratación y tersura, recibe con mucha más eficacia los cócteles de juventud que se le inyecten. De ahí que sea imprescindible, antes de someterse a una sesión de medicina estética, seguir una rutina previa y otra post. En casa, recomiendo limpiar profundamente la epidermis. Y  utilizar una mascarilla hidratante. Sin olvidar las cremas de tratamiento adecuadas o un tratamiento de choque en ampollas.

Si tienes la posibilidad de acudir a un centro de belleza, sométete a un protocolo que aporte vitaminas y oligoelementos. También que fortalezca todos los tejidos conjuntivos, como nuestro tratamiento de Trufa. Gracias a su combinación de principios activos (que incluye en su formula DMAE para reafirmar, Factor de Crecimiento y células madre y bioretinol) y una limpieza profunda con un peeling de melocotón, aporta fuerza, hidratación y firmeza, dejando la piel preparada para el pinchazo. 

Para aumentar la eficacia de los retoques, es también muy importante continuar con una rutina de belleza exhaustiva en casa.

Después de los retoques

Tras los retoques, si la mano que pincha es maestra, puede que no queden hematomas. Pero si aparecen, lo más indicado es aplicarse alguna crema rica en vitamina K, que ayudará a que el moratón desaparezca antes. También son muy recomendables los aceites ricos en rosa mosqueta o el aloe vera. Ambos con un gran poder regenerante. Y por supuesto, aplicar frío en la zona pinchada nada más terminar el protocolo médico. Es un recurso muy eficaz pero debe ser practicado inmediatamente después de que la aguja haya hecho su trabajo. Y para aumentar la eficacia de los retoques, es también muy importante continuar con una rutina de belleza exhaustiva en casa.