Mantener las quemaduras solares bajo control es clave. Son la cruz de cada verano. Las pieles expuestas al sol sin los cuidados oportunos sufren quemaduras que debemos evitar.  No solo por el dolor, la irritación y las molestias momentáneas sino, sobre todo, por evitar melanomas futuros y cáncer de piel.

Quemaduras

 

Consejos para mantener las quemaduras solares a raya

La primera clave es prepararnos antes de la exposición solar. Un peeling profesional te ayudará a eliminar células muertas, a que nuestra piel respire y se oxigene mucho mejor. Mejor realizarlo al menos 8 días antes de la exposición solar. ¿El objetivo? recuperar el manto hidrolipídico de la piel antes de exponernos a las radiaciones solares.

Dentro de esa fase inicial emplea también en casa productos que te ayuden a preparar la piel y a potenciar de manera paralela el bronceado. Escoge productos que refuercen las defensas naturales y eviten el fotoenvejecimiento. Especialmente clave en aquellas pieles frágiles y sensibles. Es fundamental para reforzar la resistencia al sol y preparar la piel para fortalecerla frente al eritema.

Quemduras-1

 

Fundamental también mantener la hidratación óptima de la piel por dentro y por fuera. Bebe líquidos y emplea fotoprotectores y lociones para después del sol. Mejor si contienen   principios activos calmantes, nutritivos e, incluso, agentes prolongadores del bronceado.

Cuidados también a la vuelta

A la vuelta del verano te aconsejo pasar por manos expertas que evalúen el estado de tu piel. Si heredas manchas del verano y necesitas unificar tono y difuminar pequeñas manchas, lo ideal es Clear & Brillliant. Es una nueva generación de láser fraccionado de diodo que trabaja a una potencia media-baja, renovando la capa superficial de la piel desde el interior. Difumina arrugas de expresión así como manchas y marcas de acné; unifica tono y consigue un efecto buena cara de impacto.

Si además de estos consejos evitas las horas centrales del día, te ayudas de nutricosmética solar, que aporta los oligoelementos que la piel necesita para elevar y mantener las defensas solares y te expones al sol de manera sensata, podrás lucir un bronceado que favorece y da luz a tu piel pero sin poner ñ en riesgo la salud de tu  piel.