Debemos proteger e hidratar nuestra piel para liberarla de los riesgos del uso continuado de mascarillas higiénicas.


Si sientes la piel asfixiada por el uso de mascarillas no te extrañes. Es una consecuencia directa de la nueva etapa que estamos viviendo. Con el uso continuado de mascarillas, la piel se siente ahogada y es frecuente la aparición de irritaciones, falta de luminosidad y deshidratación. Algo que afecta, además, de manera directa a las arrugas. A las del labio superior, el famoso código de barras y las del rictus nasogeniano… sin olvidar las bolsas en los ojos por el apoyo continuado de la mascarilla sobre los pómulos. Por eso es fundamental proteger nuestra piel. ¿Cómo? con cosmética inteligente y preparada para mantenerla sana y rejuvenecida, tanto en casa como en el centro de belleza.
Es fundamental proteger nuestra piel con cosmética inteligente

¿Por qué sentimos la piel asfixiada por el uso de mascarillas?

Al llevar la mascarilla de manera continuada se condensa la humedad en la piel. Además se produce una continua fricción causando lesiones. La barrera hidrolipídica se daña. Y desapare el escudo protector que nos protege de los daños externos. No debemos olvidar que esa barrera es esencial para mantener el nivel óptimo de hidratación, y protegernos. Realiza tres funciones: en primer lugar atrapa las moléculas de agua.  En segundo lugar, evita que los agentes químicos penetren en la piel. Y, finalmente, mantiene los factores de hidratación natural. Si falla, se refleja en el estado de nuestra piel.
Muchas veces no somos conscientes de la importancia que tiene mantener ese escudo protector sano. Para evitar la piel asfixiada por el uso de mascarillas es fundamental  emplear productos específicos. Serán los que se encarguen de revitalizar, eliminar toxinas… absorber el sebo y los contaminantes…
Debemos mantener el escudo protector de nuestra piel sano

Un plus de cuidados para pieles sensibles 

Las pieles sensibles están sufriendo especialmente esta situación. Su piel asfixiada por el uso de mascarillas requiere productos que encarguen de aliviar y compensar esa sensibilidad. También aconsejo en la fase de limpieza emplear productos adecuados y realizar el desmaquillado con una toallita de algodón o muselina para evitar fricciones. 
Para las pieles sensibles recomendamos GENTLE SOOTHING CREAM de MARIA GALLAND con extracto de loto y lipopéptidos, es una de mis favoritas. Está adaptada a las necesidades de la piel irritada y sensible, sus ingredientes activos aseguran una tez relajada y equilibrada al instante. La piel irritada también se desensibiliza, lo que significa que es más resistente a las influencias ambientales negativas y a los agentes irritantes.
Aunque nuestra piel permanezca oculta ahora sabemos cómo debemos protegerla y cuidarla para evitar la piel asfixiada por el uso de mascarillas. Si lo haces no solo estarás consiguiendo mantenerla hidratada y nutrida. Y libre de irritaciones. Estarás combatiendo el envejecimiento prematuro y evitando acentuar las arrugas que tan poco nos gustan.