Con la piel bronceada el maquillaje solo necesitará de unos trucos sencillos para potenciar la luminosidad en tu piel.


Maquillarse en verano tiene sus ventajas. Porque si hay algo que agradece la piel en esta época es la ventaja de lucir un tono bronceado que tanto favorece. Además, nos permite relajarnos y reducir el tiempo que dedicamos a retocarnos frente al espejo. Sin embargo, si eres de las que no renuncias al maquillaje, ni tan siquiera en la playa, la mejor manera de conseguir un toque natural es emplear un protector solar con color. Una de sus principales ventajas es que podrás retocarte sin temor a estropear el maquillaje. Cada dos horas es lo más recomendable. El efecto conseguido es tan natural que nadie notará que estás maquillada. Incluso existen formulaciones que además de proteger tu piel de las radiaciones del sol, unificar el tono, y corregir imperfecciones, contienen formulaciones antiedad. Maquillarse en verano será así de sencillo.
Si hay algo que agradece la piel en esta época es la ventaja de lucir un tono bronceado que tanto favorece

Aliado indiscutible del maquillaje de verano

También te recomiendo que incluyas en tu bolso de verano un maquillaje compacto con protección solar. Proporcionan una cobertura con aspecto muy natural y de larga duración. Cubren imperfecciones y la mayoría contienen compuestos resistentes al sudor y al agua. Muy recomendables para maquillarse en verano. Tampoco puede faltar una máscara de pestañas de larga duración que se encargue de dar vida a tu mirada, sin perder la naturalidad. Y si lo que te preocupan son las cejas, te aconsejo que no te vayas de vacaciones sin probar la técnica del microblading. Definimos y conseguimos un efecto 3D tan realista que nadie notará la diferencia con unas cejas reales.
Y si lo que te preocupan son las cejas, te aconsejo que no te vayas de vacaciones sin probar la técnica del microblading

Maquillaje de verano con un toque nocturno

Por la noche, empieza liberando tu piel de toxinas y células muertas. Y antes de maquillarte, prueba a potenciar la luminosidad de tu piel aplicando una ampolla que contenga proteoglicanos. Aportan firmeza y elasticidad. También te ayudan a recuperar la hidratación perdida, tan importante para maquillarse en verano, con nuestra piel expuesta constantemente a agresiones externas. Con la piel bronceada, apenas necesitarás un ligero toque de maquillaje. Y una sombra de ojos que intensifique tu mirada, la auténtica protagonista en esta etapa de mascarillas y sonrisas ocultas.