Aplicar el contorno de ojos correctamente es tan importante como elegir el más adecuado


Aplicar el contorno de ojos es clave para mantener joven tu mirada. Es algo en lo que insisto a menudo. Pero hoy nos vamos a centrar en cómo aplicarlo y en los errores más frecuentes para ponerles remedio.

Aplicar el contorno de ojos es clave para mantener joven tu mirada

¿Qué errores cometemos al aplicar el contorno de ojos?

1.El orden de aplicación. No debemos dejarlo para el final. Nunca después de sérum y crema sino antes. Debe ser el primer cosmético que debemos utilizar justo después de la limpieza.

2. Aplicarnos cualquier cosmético. Otro error muy común es no pedir consejo experto y aplicar un contorno de ojos que no es adecuado para la piel que estamos tratando. Estarás perdiendo tiempo y dinero si no recibes consejo profesional.

3. Olvidamos aplicarlo en la zona superior. Es uno de los errores más frecuentes. De hecho no debemos obviar que no solo retenemos líquido en la zona de la bolsa sino también en párpado superior.

Es importante trabajar la congestión de los capilares que se sitúan bajo esta fina piel

4. No empleamos protector solar. A veces la ojera está pigmentada, así que, cuando vamos tomar el sol, debemos  utilizar una crema protectora específica. Y aplicarla con mucho cuidado para que no se introduzca en los ojos provocando irritación.

5. Tardamos demasiado tiempo en empezar a usar el contorno de ojos. Es ideal comenzar a partir de los 25 adaptando el tipo de contorno a la edad y a las necesidades de la piel.

6. Y algo muy común en las personas que tienen bolsas pronunciadas: emplear el mismo cosmético mañana y noche. Lo mejor es aplicar por la noche un específico para bolsas y un drenante por la mañana. De hecho muchos de estos cosméticos, por su composición, dificultan la tarea del maquillaje por lo que su aplicación es recomendable por la noche.

¿Debo aplicarlo presionando con los dedos?

En realidad no se trata tanto de presionar como de dedicar el tiempo que necesita esta zona tan específica. Más que fuerza necesitamos realizar un ligero pinoteamiento que nos ayude a drenar. Siempre con movimientos suaves, de fuera hacia dentro, rodeando el ojo.

Por ejemplo, es importante trabajar la congestión de los capilares que se sitúan bajo esta fina piel. Debemos favorecer la circulación y descongestionar. Y por eso es magnífico aplicar el contorno de ojos realizando un ligero pinoteamiento en la zona de bolsas y ojeras, como si tocáramos con delicadeza con las yemas de los dedos un tambor.

Finalmente recuerda que necesitas poca cantidad, la medida de un guisante es más que suficiente para ambos ojos.