Conseguir unos brazos tonificados es más sencillo si sigues una rutina diaria.


¿Brazos tonificados? Es una de la zonas que delatan nuestra edad y que, sin embargo, más abandonamos a su suerte. Especialmente a partir de los 50, los brazos se convierten en zona sensible. Y en algunas mujeres, un poco antes de esa etapa, la flacidez es frecuente aunque estemos hablando de cuerpos delgados.

La disciplina y el ejercicio son fundamentales para conseguir los brazos de la Reina Letizia

Pero no es culpa tan solo del paso de los años, también de la vida sedentaria y de los cambios bruscos de peso. Sin olvidar las jugadas que nos siguen haciendo las hormonas. Por eso, las alas de murciélago se convierten en uno de los motivos de consulta más frecuentes a esta etapa. Se degradan las fibras de colágeno y elastina y los músculos quedan descolgados haciendo ese efecto de piel descolgada que intentamos esconder a toda costa.

Cómo conseguir los brazos tonificados de la Reina Letizia

Te proponemos una guía salpicada de vida saludable, protocolos y cuidados en casa. Si la sigues, te ayudarán a combatir el brazo de salero que tanto desanima.

  1. Ejercítalos. Para mantenerlos torneados y, de manera paralela, paliar dolores cervicales y musculares, combina estiramientos y ejercicios que movilicen los brazos. Gracias a internet contamos con la ayuda de tutoriales que te animan a practicar asanas sencillas muy efectivas para combatir el efecto salero.
  1. Saca partido a tu ducha. Aprovecha ese momento para exfoliar, con la piel húmeda realizando masajes circulares. Además de retirar la piel muerta estimulas la circulación linfática y sanguínea. No dejes de detenerte en los codos. Y cuando acabes, mejor si aplicas una crema corporal reparadora,   antiedema, antinódulo y reafirmante. Estarás consiguiendo exfoliar, remodelar y reparar de manera paralela. Los brazos tonificados están cada vez más cerca.
  1. Usa una mascarillas nutritiva y reafirmante. BodyStructure-XT de Cellcosmet es una magnífica alternativa. Reafirma, tonifica e hidrata, proporcionando un efecto sensorial de segunda piel.  A base de aceite de onagra, borraja, y manteca de karité, responsables de nutrir y suavizar; el aceite de lupino y de germen de trigo se encargan de atenuar el relajamiento cutáneo, aportando firmeza. Precio: 161€.
  2. Infusiones amigas. En tus momentos de relax combina las infusiones que mejor se adapten a las carencias que notas en tus brazos. Si lo que buscas es quemar grasa, la cafeína acelera el torrente sanguíneo y acaba con las reservas de grasa acumulada. Cuando el objetivo es reafirmar, toma  zumo vegetal de Arándano Negro, tensa reafirma y recupera el tono. Para aumentar el tono muscular, el Jengibre estimula los receptores termosensibles de la zona y el riego sanguíneo. Cuando buscamos producir colágeno y elastina, busca infusiones enriquecidas en Vitamina E por su acción antioxidante.

¿Y en cabina? La electromagnetoterapia será tu aliada

Se trata de tecnología de ondas electromagnéticas que provocan la estimulación de nuestros músculos. Aumentan su resistencia y su masa y reducen la grasa que los rodea. Las contracciones provocadas requieren de un alto nivel de energía que el músculo toma de las células adiposas cercanas. Al mantenerse en el tiempo se provoca su muerte celular y la reducción de tejido adiposo. Se consiguen 47.000 contracciones en 30 minutos de tratamiento, 26 contracciones por segundo. Indicado para tratar grasa y flacidez muscular así como fortalecimiento y desarrollo muscular en los brazos.