Llega el calor y nos damos cuenta que necesitamos un cambio de look fresquito. Una nueva imagen perfecta, pero con mucho estilo y a poder ser que nos dé un rollo increíble, sin olvidarnos de rejuvenecer un par de años. Opciones tenemos muchas, pero hoy el retoque en el pelo de Eugenia Osborne nos ha encantado porque siempre es un acierto.

Sabemos que tomar la decisión de hacer un buen corte de pelo como es un bob, puede dar un poco de vértigo. Pero la verdad, es que se trata de un cambio súper elegante y favorecedor. Además, esta temporada se llevan los cuellos despejados y famosas como Sharon Stone o Sofía Suescun han conseguido dar un aire a su melena atreviéndose con cortes mini. Pero si pensamos en un cambio fresco, fácil de peinar y versátil, el bob a capas de la hija de Bertín Osborne es ideal. Nos lo afirma su peluquera María Baras, desde el famoso salón Cheska

Eugenia Osborne lleva un corte mini bob

«Hacía meses que no pasaba por la peluquería y antes de verano siempre me gusta sanear y aclararlo un poco», explica Eugenia. Ella luce, desde hace meses, un corte bob desenfadado que es la mejor opción para quienes no quieren dejar de lucir una melena pero sí quieren un buen corte de pelo. Es una de nuestras favoritas y perfecta para no pasar calor. Lo lleva a la altura de la mandíbula y capeado, para dar un extra de volumen. Esta vez, ha saneado sus puntas un par de centímetros antes de exponer su cabello al sol (ya sabemos que el perlo sufre ante la exposición solar, el viento, el salitre o el cloro).

Este corte tiene un aire playero increíble. Se puede levar ahuecado y con ondas, como lo luce la influencer, para las ocasiones más formales, y con las puntas hacia afuera para los looks más divertidos. O incluso peinado hacia atrás con un toque masculino y efecto mojado. En fin, tiene muchas posibilidades.

El color caramelo para el cabello, en forma de mechas, es tendencia

Eugenia es morena de por sí. Normalmente para iluminar la melena, y dar un reflejo que parezca como ‘besado por el sol’; se decanta por mechas en color caramelo. Con ellas, baja la tonalidad del pelo, y crea un efecto que aclara el color de los ojos y le resta ‘seriedad’. La base la lleva oscura, y el resto del pelo juega en transición entre el marrón dorado y el rubio beige.