Este otoño las melenas crecen. Vuelven a ponerse muy de moda los cabellos XXL, pero hay un corte pelo que se resiste a dejar el terreno de juego: ‘el midi’. Y es que este año, otra vez, se llevan las melenas por debajo de los hombros y despeinadas, como si acabaras de salir de la cama. Las ondas, si las llevas, tendrán que ser muy suaves, poco marcadas, y los movimientos muy sutiles. Así lo confirma Anna Ferrer. La joven acaba de pasar su salón de belleza de confianza para hacerse un cambio. No es radical, pero sí súper favorecedor.

La hija de Paz Padilla ha sido el espejo de las tendencias del último año. Comenzó llevando un ‘bob’ muy corto y ha terminado con un ‘long bob’, todo ello con múltiples coloraciones, pasando del rubio más dorado al más nórdico. Ojo, pero estos cambios requieren un cabello muy cuidado con tratamientos especiales para tenerlo brillante, hidratado y con el volumen exacto que necesite cada corte.

Anna Ferrer apuesta por un rubio muy natural con mechas luminosas

Anna Ferrer está más rubia que nunca y ha conseguido alcanzar un pelo claro súper brillante y vivo y con el que, además, parece rubia natural. La influencer ha jugado con distintas mechas finas en su cabello en varias tonalidades de rubio, (tonos más dorados, matices arena o platino), con las raíces difuminadas para que el color aguante más tiempo sin retoques y al ser más oscura que el resto del pelo, no contrasta con las cejas.

El resultado es un rubio muy natural con mechas luminosas. «Me flipa este color», ha exclamado la joven cuando ha visto el resultado. Con este nuevo cambio queda claro que el rubio se sigue posicionando como uno de los colores más demandados en las peluquerías españolas.

¿Lista para ver el cambio de Anna? Desliza hacia abajo.