Calman, tonifican, aportan vitaminas, tratan el acné y evitan la flacidez y la oxidación. ¿Lo mejor de todo? Se pueden combinar entre sí para cubrir más de una necesidad. Recurrir a las ampollas mágicas solo para que tu maquillaje luzca perfecto en una ocasión especial ya es cosa del pasado. Ahora, también son infalibles a la hora de resetear tu piel en un tiempo récord. Un gesto más que necesario a pocos días de San Valentín. ¿No crees?

Cubren las necesidades concretas que tu piel necesita

Gracias a la concentración de activos de sus nuevas fórmulas, los resultados de las ampollas en la piel (tanto inmediatos como a medio y largo plazo) están totalmente garantizados. Por supuesto, cumplen con el efecto fundamental de todos los tratamientos de belleza, la hidratación, pero lo hacen de manera mucho más profunda e intensa, y además, solucionan de forma inmediata y duradera otras necesidades concretas de la piel: falta de luminosidad, poros dilatados, arruguitas, líneas de expresión, manchas…

Contienen concentraciones muy grandes de activos

Por lo general incluyen tres activos principales. La vitamina C, que aporta luminosidad a la piel y lucha contra el envejecimiento; los proteoglicanos, que proporcionan hidratación de forma casi inmediata; y los factores de crecimiento, que mandan señales a las células para que se activen y la piel recupere juventud, firmeza y elasticidad. Pero mientras estos ingredientes suelen ir a un 15% de concentración en cremas y sérums, en las ampollas mágicas pueden llegar hasta un 50%, por lo que tienen un poder de penetración mucho mayor.

Así es como se deben aplicar

Lo ideal es aplicar media ampolla por la mañana y la otra media por la noche, siempre de manera uniforme sobre la piel limpia de la cara, cuello y escote. Se pueden utilizar en lugar del sérum si tu piel es mixta o grasa, o después, si es normal o seca, pero siempre se deben aplicar antes de la crema hidratante. Aunque últimamente también algunas marcas presentan las ampollas en packs para ser aplicadas durante una semana o 15 días. ¡Son auténticas curas de belleza!

Ojo, no son lo mismo que las ampollas flash

Las ampollas flash que solemos utilizar para los eventos y citas más especiales tienen una función diferente. Sus proteínas tensoras favorecen el efecto lifting, además de contener otros activos hidratantes y antifatiga inmediatos. Su efecto dura entre 8 y 12 horas. Eso sí, no sustituyen al resto de ampollas, por lo que son complementarias.

¿Has tomado nota de todo? Entonces sigue bajando, te proponemos las ampollas mágicas más eficaces para tu piel.