No solo los cortes de pelo se renuevan cada temporada, también en el color se tienen muy en cuenta las tendencias. Amaia Salamanca ha sido la última


Renovarse o morir. Cada temporada llega con nuevos cortes de pelo, peinados… y también con cambios de color. Este otoño hay un tono que reina por encima de todos, y las celebrities ya han sido las primeras en apuntarse. Cortes más radicales o tintes llamativos, las famosas parece que no le tienen miedo a nada cuando hablamos de renovar la imagen. ¿El último ejemplo? Pues lo tenemos en Amaia Salamanca, quien ha decidido dejar atrás su rubio platino por un nuevo tono. No sabemos si ha sido una elección personal o a exigencias de su nuevo proyecto profesional, porque sobre esto último está obligada a mantener el más absoluto de los secretos: «Shhhh no digáis nada que @movistarplus  no me deja contar que acabo de empezar un proyecto con ellos…», ha anunciado a sus fans.

Sea por un motivo o por otro, lo cierto es que la actriz está si cabe más guapa todavía. Amaia ha dejado atrás su rubio platino por otro mucho más discreto, muy favorecedor. Se trata de un tono marrón medio con algunos reflejos más claros para aportar luz al rostro, el color que va a triunfar esta otoño y, además, ideal para esta época del año.

Los mil y un cambios de Amaia Salamanca

Los cambios radicales de imagen son algo a lo que nos tiene muy acostumbradas la actriz de Sin tetas no hay paraíso. Desde la rubia melena, al platino, pasando por el cobrizo, Amaia Salamanca no se asusta con los cambios. Y no nos extraña nada, porque todos le sientan genial. Su nuevo tono marrón es quizás el más convencional, pero también el que mejor encaja con sus espectaculares ojos verdes.

Tras el verano los cambios en el cabello más que una decisión estética son casi una obligación para su salud. Después del sol del verano, los baños en la playa y el cloro de las piscinas. el pelo está más reseco, quebradizo y sin vida. Pero junto al corte para sanearlo, también el color es fundamental para eliminar el tono pajizo que queda tras los meses de verano.