No es necesario tener las infinitas piernas de supermodelos como Karlie Kloss o Gisele Bündchen para lucirlas orgullosa. Pero ahora que se acerca la época de destaparnos y acortar la longitud de las faldas y los pantalones, hay que reconocer que las piernas se van a convertir en las grandes protagonistas. Y es aquí cuando empiezan a relucir los complejos: flacidez, varices, piel de naranja, celulitis… ¿Sabes cómo puedes plantarles cara y presumir de piernas perfectas esta primavera? ¡Apunta!

Exfolia sí o sí cada semana

Una vez por semana es imprescindible que exfolies tus piernas con suaves movimientos circulares. Además, para rejuvenecerlas también hay que favorecer la producción de colágeno a través de cremas hidratantes que contengan ingredientes como el ácido glicólico, la vitamina A o el ácido hialurónico.

Utiliza anticelulíticos que sean eficaces

Aplica los geles o cremas anticelulíticas siempre con masajes fuertes y ascendentes, de abajo arriba y de dentro hacia afuera. Aunque no hacen milagros, debes ser muy constante y utilizarlos cada día. Entre sus activos no puede faltar la cafeína (el principio lipolítico de referencia), que posee un potente efecto drenante, y el extracto de algas, que evita que se acumule la grasa en zonas localizadas.

Prueba el truco de los cambios de temperatura

El contraste de temperatura favorece la elasticidad de las venas y combate la aparición de varices. Date cada noche duchas de agua fría y caliente, pero acaba siempre con fría para activar la circulación. Además, procura evitar cruzar las piernas y no abuses de los tacones de más de 5 centímetros, ya que estimulan la dilatación de las venas.

Vigila lo que comes

Si buscas combatir la flacidez es indispensable que aumentes las proteínas en tu dieta, para fortalecer los músculos del cuerpo y dar firmeza a la piel. La carne blanca (pollo y pavo), el pescado blanco, la clara de huevo, las almendras y la soja son tus mejores aliados. ¡Incluye una ración en cada comida desde ya!

Realiza ejercicios específicos de piernas

La flacidez en la cara interna de los muslos es otra de nuestras preocupaciones cuando llega el buen tiempo. Prueba este ejercicio en casa 4 o 5 veces por semana: tumbada de lado flexiona la pierna que quede arriba agarrándola con la mano. La pierna de abajo debe estar estirada y bien alineada. Desde ahí dibuja círculos con esa pierna estirada sintiendo el esfuerzo de la cara interna del muslo. Repite 3 series de 20 segundos con cada lado.

¡Suma color!

Cuanto más blanca es la piel, más se nota la celulitis. Así que aprovecha si tienes terraza o balcón para coger un poco de color desde ya, esto ayuda a que los hoyuelos que se forman debido a la piel de naranja se emparejen. También los autobronceadores corporales son una buena opción para lucir un tono dorado natural.

Sigue bajando, hemos recopilado todos los productos que necesitas para presumir de unas piernas 10.