Una alimentación saludable afecta directamente en la productividad laboral de los trabajadores y, por ello, Yummy SwComer de una forma sana y equilibrada es fundamental para mantener la energía a tope durante nuestra jornada de trabajo en la oficinaeets nos trae 5 consejos básicos para mejorar la calidad de tus comidas


Tener una adecuada alimentación es crucial a la hora de sentirse sano, vital y energético para hacer frente al día a día. También ocurre esto en el terreno laboral pues esta influye directamente a la productividad. Bien es cierto que los tiempos han cambiado. Antes de que estallara la pandemia, lo usual era comer en la oficina, para lo que nos llevábamos un tuper o comíamos un menú del día en el bar de abajo.

Hoy, con el teletrabajo, muchas personas han tenido que adaptar su casa a la oficina y reorientar la organización del día a día. Sea como sea, te contamos algunos trucos para organizar tus menús, de manera que te asegures de tener una alimentación óptima todos los días de la semana y ahorres tiempo, ese tan valioso que muchas veces nos falta:

– Elabora un menú semanal: La planificación es esencial si queremos llevar una dieta equilibrada. Si no lo hacemos nos encontramos con el problema de no saber qué comer y caemos en el error de optar por lo más rápido y fácil, que normalmente suele coincidir con lo menos saludable. La clave está en repartir las verduras, proteínas, carbohidratos y legumbres, según los gustos y preferencias, y tratar de hacer un menú lo más completo y variado posible, y no comer dos días lo mismo para no terminar aburriéndonos.

– Realiza un batch cooking un día a la semana: El truco consiste en dedicar un día, generalmente los domingos, para preparar los platos y que no nos quite tiempo de lunes a viernes. Un buen consejo es guisar todos los acompañamientos, ya sean menestras o cremas de verdura, arroz o salsas, que siempre nos sacarán de un apuro. También llamado meal prep, esta opción es estupenda para planificar los menús semanales y evitar caer en tentaciones poco saludables.

La importancia de hacer todas las comidas al día

– Haz varias comidas al día: Es importante que no nos saltemos ninguna comida ya que, si lo hacemos, llegamos a la cena con un hambre atroz y devoramos lo primero que encontramos en la nevera, además de comer más cantidad de la que debemos. Por ello, es importante comer bien al mediodía, añadiendo a nuestra dieta alimentos saciantes como el aguacate o el aceite de oliva virgen extra, que aportan grasas buenas a nuestro organismo.

– Opta por snacks saludables para picar entre horas: Hemos de tener en cuenta la importancia de hacer descansos y aprovechar para picar algo entre horas. Existen muchas opciones para quitarnos el gusanillo y controlar el hambre, como pueden ser los frutos secos, hummus con zanahorias, o las golosinas sin azúcar Yummy Sweets, que son 0% azúcar y grasas y solo tienen 99kcal por bolsita. Todos ellos ayudarán a sentirnos saciados y no pensar continuamente en las horas que faltan para la próxima comida.

«Es vital adquirir buenos hábitos alimentarios»

– Dedica tiempo a tus comidas: Es vital que dediquemos un momento a disfrutar de la comida. Muchas veces, el ritmo acelerado de vida que llevamos no nos permite disfrutar plenamente de la comida, ingerimos a toda velocidad y no disponemos ni de segundos para saborearla. Los expertos aconsejan dedicar a la comida al menos 30 minutos y masticar entre 5 y 10 veces el alimento, siendo consciente de cómo nos estamos alimentando.

Tal y como nos cuenta Marina Caro (@marinaxpensive), asesora nutricional de Yummy Sweets: “Es vital adquirir buenos hábitos alimentarios para incorporarlos a nuestra vida de una manera efectiva. Con pequeños cambios que mejoran la calidad de lo que comemos, notaremos también una mejora importante en la productividad y vitalidad de nuestro día a día».