Existen muchas frutas de verano que, por su alto contenido en agua, resultan increíblemente buenas para añadir a tu dieta si lo que buscas es adelgazar.


En mi infancia había un grupo de simpáticos niños llamados Bom Bom Chip que, como en su momento lo hicieron Parchís y años más tarde Santa Justa Klan o 3+2, animaban el verano con divertidas y pegadizas canciones que sonaban en todas las radios. Uno de esos temas, a modo de labor social, enseñaba a los más pequeños de la casa la importancia de tener una dieta equilibrada y de comer fruta. «Toma mucha fruta. Mucha fruta fresca. Tómala y disfruta como te parezca», decía. Un estribillo la mar de pegadizo que sirvió para que un enano como yo comenzase a probar las diferentes variedades de frutas de la temporada de verano y, por qué no decirlo, también a disfrutarlas. Algo que hoy, bastantes (demasiados) años más tarde, me toca a mí recomendarte.

En una dieta sana y completa no deben faltar las frutas ni las verduras. De hecho, estas deben ser prácticamente la base de tu alimentación si lo que buscas es estar en forma y sentirte bien contigo misma. Estas previenen diferentes enfermedades como la diabetes o las cardiopatías, son ideales para reducir los niveles de colesterol y resultan imprescindibles si lo que se busca es perder algo de peso. Y es que las frutas de casi todo tipo son las mayores aliadas para las personas que quieren perder peso. Y las frutas de verano, aquellas que se dan en esta época del año, casi que más.

Las frutas de verano que te ayudarán (y mucho) a perder peso y a mantener tu línea

Existen muchas frutas que podemos encontrar en nuestra frutería o supermercado de confianza en la temporada estival y que, gracias a sus magníficas propiedades y a su alto contenido en agua, resultan muy saciantes e idóneas para ayudarte a mantener la línea y a ganar unos indeseados kilos extra. Entre ellas, por ejemplo, destaca la sandía, la fruta veraniega por excelencia; pero también otras como el pomelo, el melón, la piña o la manzana. Frutas llenas de sabor y muy refrescantes que funcionan a la perfección como desayuno, merienda o cena (o incluso como snack para la playa o la piscina) y que estamos seguras de que te salvarán el verano.

Echa un ojo a los secretos que te contamos sobre cada una de estas cinco maravillosas frutas de verano y aprende sobre los beneficios que estas pueden tener en tu cuerpo. Estamos seguras de que comenzarás a valorarlas mucho más después de leer todos sus beneficios.