Carmen Borrego ha abierto las puertas de su casa en la velada final de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’. En el programa hemos visto a la hija de María Teresa Campos ejercer de anfitriona. También ha dado una enorme sorpresa a la audiencia al invitar a Payasín a su domicilio.

Carmen ha dado lo mejor de sí misma para agasajar a sus invitados: Bibiana Fernández, Víctor Sandoval y El Dioni. Para abrir boca ha preparado unos entrantes variados: salmorejo, gelatina de vermú con aceitunas y croquetas. «Las tres (Campos) hacemos bien el salmorejo», ha señalado.

«Somos una familia pequeña, solo de mujeres, y yo soy la que mejor cocino», ha dicho Carmen. La falsa modestia no va con ella. «Como cocinera me pongo un ocho». También revelaba que deseaba alzarse como ganadora y que estaba nerviosa ante este reto. «Estoy acojonada, pero intentaré hacerlo o mejor posible».

Una buena anfitriona

De primero, la hermana de Terelu ha preparado ‘Perdidos en la naturaleza’, un cóctel de gambas con mayonesa, mostaza, salsa inglesa, tabasco, kétchup y zumo de naranja. El plato ha sido del gusto de todos. «Yo le pondría recuerdos de infancia», le sugería Víctor Sandoval. «Me ha parecido un plato muy familiar».

Como plato principal ha servido ‘Bocaditos a la rubia’, unos solomillos de cerdo ibérico en salsa de zanahorias con cebolla, cerveza y puré de patata. Su receta le ha encantado al colaborador de ‘Sálvame’. Y el broche final ha sido el postre ‘Deseo tropical’, una crema de piña con leche condensada y ralladura de limón. «Me gusta que la gente venga a mi casa a sentirse bien».

Hace las paces con Víctor Sandoval

Durante la cena, la colaboradora de ‘Viva la vida’ ha contado a sus compañeros qué supone para ella ser un miembro del clan Campos. «Me considero absolutamente normal, pero soy Campos a mucha honra. Durante años no me ha condicionado en nada porque era una persona anónima. Yo trabajaba detrás de las cámaras».

«Las Campos somos currantas. Mi madre es una mujer íntegra y profesional, con sus virtudes y sus defectos. He aprendido mucho profesionalmente de mi madre, es una gran profesional de este país. Mi madre ha sido una mujer que durante años ha sido Mari Tere Campos en Málaga», decía sobre su progenitora.

Asimismo, ha contado lo liberada que se siente tras abandonar su trabajo en ‘Sálvame». «Quiero volver a ser yo. Soy otra». Y hasta le ha dado tiempo para hacer las paces con Víctor Sandoval. «La gente que no me conoce no me importa lo que diga de mí. Lo que digas tú sí me importa», le ha dicho.

Invita a Payasín a su casa

La gran sorpresa de la noche llegaba cuando Carmen recibía un invitado de excepción: Payasín. «Payasín, mi cocina y un soplete… la gente estará alucinando», aseguraba. «Payasín viene en son de paz, viene solo para ayudarme». Cuando sus invitados vieron al ‘clown’ no podían dar crédito. «Me parece muy bonito por tu parte ese sentido del humor. Hemos recuperado a la Carmen Borrego de siempre», confesaba Víctor.

El tartazo de Payasín a Carmen Borrego fue uno de los momentos televisivos más comentados de 2019. La malagueña, que participaba en ‘Sálvame Okupa’, recibió un tartazo en la cara tras el cual acabó llorando y arremetiendo contra la dirección del ‘reality’. «Se me ha hecho una crueldad», lamentaba. Y es que semanas antes de entrar en la casa de Guadalix de la Sierra se había sometido a una segunda operación para retocar los músculos de su papada. «Ha sido duro para mí. Estoy preocupada. Yo entré recién operada y con un certificado médico que dice que tengo que tener mucho cuidado con cualquier ejercicio que haga», decía tras el polémico incidente.

«Reencontrarme con Payasín es duro», admitía la colaboradora. «Quiero demostrar que Carmen Borrego tiene sentido del humor y que no tengo rencor». «Es un puntazo», le ha dicho Bibiana. «Lo que más me ha gustado es que haya invitado a Payasín a su casa», insistía Víctor.

Al final de la noche, Carmen se ha alzado como ganadora de la edición de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition», por lo que ha conseguido un premio de 3.000 euros en metálico. Cuando llegué a este concurso no pensaba que iba a ser la ganadora. Os doy las gracias. Todavía no me lo creo. Estoy súper feliz».

El dardo envenenado de Carmen a la hija de Bigote