«Creo que tenía que vivir esto para superar muchos miedos y al final no pensé que lo diría pero voy a echar de menos Honduras», ha asegurado la joven.


‘Supervivientes 2020’ está llegando a su recta final y los concursantes están haciendo balance de su paso por la isla antes de marcharse de manera definitiva de Honduras. El concurso de Rocío Flores ha servido para que nos demos cuenta de lo mucho que echa de menos a su madre, Rocío Carrasco, y lo importante que es su familia para ella. La joven ha mostrado su faceta más madura y personal en Cayos Cochinos y cómo era de esperar, en su último día en su sitio favorito de la playa ha reconocido que su experiencia en el reality va a suponer un antes y un después en su vida.

Rocío Flores se va con los deberes hechos y con un cambio de mentalidad importante y con una importante tarea en mente. «Quiero que cambien un montón de cosas con respecto a mi familia«, comenta bajo el árbol que tantos buenos momentos le ha dado en el concurso.

«A pesar del dolor siempre hay que aprender a dejar todo atrás, a empezar de cero.  Esta pequeña isla me ha hecho reflexionar de que a partir de ahora quiero que cambien un montón de cosas con respecto a mi familia, creo que tenía que vivir esto para superar muchos miedos y al final no pensé que lo diría pero voy a echar de menos Honduras», explica entre lágrimas. Y es que la nieta de Rocío Jurado lleva tres meses pidiendo a gritos un reencuentro con su madre y en la última hoguera de la que pudieron disfrutar los concursantes pidió el deseo de volver a abrazar a su madre. «La unión familiar es un pilar fundamental, nunca he deseado tanto algo como lo que he arrojado al fuego (retomar la relación con su madre)», esgrimía.

Sobre sus palabras, Gloria Camila se ha posicionado del lado de su sobrina y ha insistido en que siempre va a apoyarla en toda las decisiones que tome a partir de ahora, de su vuelta a España. La hija de José Ortega Cano entiende que ‘Supervivientes’ es una experiencia que supera a todos los que pasan por ella y supone un antes y un después en la vida de los concursantes. «Es su madre y no deja de ser su madre, espero que haya un cambio por parte de las dos. No es mi guerra. La veo cambiada, la veo más fuerte mentalmente. Ella no quiere hacer daño a su madre, no quiere que ella piense que lo está haciendo porque es público, de no haberlo hecho creo que no hubiese sido sincera con ella misma», relataba la hermana de José Fernando.

Antonio David desea que se produzca el reencuentro

Ayer, Jorge Javier Vázquez adelantaba en ‘Sábado deluxe’ las novedades de ‘Supervivientes’ con respecto a Rocío Flores y el abrazo que había suplicado. Tras escuchar estas palabras, Antonio David aseguraba que se trataba de un deseo muy bonito puesto que salía del corazón y esperaba que el encuentro que tanto espera su hija con su madre se cumpla. «Ella siempre ha ido con la intención, con el corazón en la mano. Espero que se haga realidad. Hay ciertas cosas que como padre te duelen y de la misma forma te hacen remover ciertas cosas en el estómago. A Rocío le ha tenido que remover cosas de su hija. Ha hablado de ella con respeto, siempre sin hacer daño, sin querer que haya guerras«, indicaba el colaborador de ‘Sálvame’.

Ana María Aldón deseando reencontrarse con los suyos

De la misma forma, Ana María Aldón se ha despedido de la isla con una gran sonrisa en la cara. La diseñadora se ha mostrado orgullosa de su paso por el concurso y por todo lo que ha aprendido en los tres meses que lleva en Honduras. «En esta playa aprendí a nadar, vi a Rocío bajo el agua, nos vimos, nos miramos, he echado de menos a mi niño y a mi marido… ¡Qué bonita es la isla!», comentaba entre sollozos.

Sobre sus palabras, Gloria Camila ha dejado claro que, para ella, Ana María es la auténtica ganadora del reality de aventuras: «Se ha superado así misma, ha aprendido a nadar, ha pescado muchos peces, ha enseñado a Rocío a pescar, ha sido una súper concursante y superviviente».