Roberto Leal: «Tras OT, la torta puede ser monumental y yo tengo que seguir pagando facturas»

Roberto Leal se pone al frente de la nueva edición de Operación Triunfo, que arranca este miércoles. El periodista charla con SEMANA de su éxito, de su fama y también de cómo le ha cambiado la vida

A Roberto Leal no le ha cambiado la fama. Durante la presentación de la nueva edición de Operación Triunfo, que arranca este miércoles, se preocupa de si la prensa ha comido o no, de si llegan a tiempo a coger el transporte que les recogerá de los estudios y si los fotógrafos han podido hacer todas las fotos que desean.

13Roberto Leal responde todas las preguntas

Además, responde con sinceridad a todas las preguntas formuladas, por incómodas que sean, e incluso reconoce cómo molestaba ese «palito» colocado en salva sea la parte que parecía tener durante los primeros programas de OT2017. Fue Rosa quien en pleno directo le avisó del encorsetamiento al que estaba sometido -eso sí, con su particular gracia granadina- y desde entonces Roberto está relajado y disfrutando al máximo de esta etapa profesional que le ha convertido en uno de los presentadores más queridos del panorama nacional. ¿Cómo vive este repentino éxito? ¿Qué ha cambiado en su vida? El periodista charla con SEMANA para transmitir sus emociones a pocas horas de que empiece OT 2018 y no se deja nada en el tintero.

12¿Hay muchos nervios de cara al estreno?

Hay nervios, pero son bonitos. No es la sensación del año pasado de que no sabías a qué te enfrentabas. El respeto sigue siendo el mismo, las ganas yo creo que son incluso más porque ya sabe uno lo que se puede llegar a divertir, pero sí que hay nervios. Es ese pellizquito de que salga ya la gala 0, por verles a ellos (a los concursantes) y que se quiten ellos también esos nervios que al final son los que más sufren.

11¿El reto es mayor?

Sí, sin duda. Creo que al final estamos jugando con el recuerdo tan presente todavía de una edición que ha sido exitosa y eso es muy complicado, pero también es verdad que no se puede dramatizar porque siempre ha sido así. Recuerda que es la décima edición y han salido muchos artistas de cada edición. Pero bueno, la pasada es especial para mí por el cariño que tengo a los chicos y es que fue muy importante para mí. Pero yo creo que tenemos que salir a jugar y a defender que este es un formato de largo recorrido porque nadie nos ha regalado nada.

10¿Les cogerás tanto cariño a los nuevos concursantes?

Bueno, ellos han sido muy especiales para mí porque, bueno, yo también lo asocio a esos nervios del principio, a esa oportunidad que me dieron… Cosas muy nuevas para mí, es esa magia de esas primeras veces. Claro que les vamos a coger mucho cariño porque son tres meses junto a ellos y el roce hace el cariño.

9OT fue una catapulta para los concursantes, pero  ¿también para ti?

Sí, sin duda. Hay que llevarlo con los pies en el suelo porque es una catapulta y la torta puede ser monumental y más nosotros, que estamos en Operación Triunfo hoy, pero esto se acaba y yo tengo que seguir pagando facturas y tengo una familia, una niña…Yo tengo lo claro. Cuando me llega una oportunidad como esta, solo pienso en disfrutarla, hacerlo lo mejor posible y si llega otro formato que pueda compaginar y compatibilizar con mi vida, adelante. Tampoco me quiero volver loco, habrá cosas que pueda hacer y otras que no. Por ejemplo, sigo haciendo España Directo, que no iré ni miércoles ni jueves. ‘¿Y por qué sigues?’, me preguntan. Pues porque es mi formato, donde nací, y mientras lo pueda compatibilizar, lo haré. Creo que son dos programas amables y que no van contrapuestos. Pero lo primero es tener los pies en el suelo, yo lo vivo así.

8Por ejemplo, ¿cómo te ha cambiado la vida respecto a las redes sociales? ¿cuántos seguidores de Instagram tenías antes de OT y cuántos después?

Uy, sí. Eso sí lo he notado un montón. Yo creo que cuando empezó tendría unos 30.000 y ahora tengo 300.000, pero no es por OT es por mi Pepa, mi chihuahua. (Risas).

7¿Te han llegado ofertas de otra cadena?

No, la verdad es que no y si me hubieran llegado lo diría. No tengo ningún problema en decirlo porque yo veo otras cadenas. De alguna manera, estoy ahora en un momento tan chulo que ni lo pienso. Pero si me llega Antena 3 y me proponen La Voz, diría: ‘¿perdona?’ (Se ríe). Yo estoy centrado en el mío y si llega pues lo valoraremos, pero yo estoy muy contento con lo  mío ahora.

6¿Cómo valoras el cambio de día, de los lunes a los miércoles?

A mí egoistamente me viene mejor porque lo otro me hipotecaba los fines de semana porque me tenía que venir a Barcelona. Entonces no me preocupaba tanto porque mi mujer seguía de baja maternal y ella es de Barcelona y entonces pasábamos mucho tiempo aquí con sus padres y con mi niña. Pero ahora, al ser un miércoles, yo me vengo un martes por la noche cuando termine España Directo y me voy el jueves. Así que ahora tengo el fin de semana libre. Después, ¿qué pasará? No lo sé.

5¿Qué habría pasado si no te hubieran llamado?

Pues me hubiera dado mucha pena y bueno todos asociamos que cuando algo funciona pues cuanto menos lo toques mejor. Además, yo también entendía que me iba a tocar.

4¿OT ha sido un antes y un después en tu vida?

Sí, porque te conoce más gente por la calle y te paran más y yo agradecido por eso, pero profesionalmente también porque estoy haciendo lo que quería que es hacer entretenimiento.

3¿Cuánta prensa te ha seguido este verano?

Sí, sí, eso también. A eso no me acostumbro. Tengo amigos que son paparazzi, pero no me acostumbro. No porque me incomode, porque yo tengo poco que contar más allá de mi familia, sino porque me asustan. Una vez me encontré a uno en la estación de Santa Justa detrás de un árbol, pero el hombre era más grueso que el árbol y yo lo veía pero no entendía lo que hacía. Y por mi cumpleaños, en mi casa me estaban esperando tres y yo: ‘pero oye, oye, que yo me hago la foto, tranquilos’. Y ya charlé con ellos y los chavales muy amables, pero claro su inercia es siempre buscarte la foto rápido para irse porque saben que te están incomodando. Pero, de momento, bien.Aunque bueno también es verdad que luego me he visto alguna postura en la playa que digo: ‘joé, que yo me he estado cuidando y ahora sentado así me sale barriguita’. (Risas)

2¿Asusta el tema del palito de esa primera gala?

(Se ríe) Ya ni me acordaba de eso. No, no asusta. Eso al final se quedó en una anécdota y a mí me hace gracia. Es una manera muy buena de definir cómo estábamos todos en esa gala: encorsetados. Yo había pisado ese plató solo una vez y bueno eran los nervios típicos.

1Ahora eres un maestro en el arte de la improvisación…

Sí, pero eso no lo he aprendido aquí. Yo llevo 17 años en la tele y como reportero 8 años. Llevo muchos años trabajando en directo. Mira, yo creo que cuando pasa algo así, como lo que ocurrió con Alfred o con David Bisbal, yo siempre he dicho que cuando pasa algo hay que normalizarlo. No puedes decir: ‘perdón, creo que tenemos un problema’, porque eso te pone nervioso a ti, al espectador y a los compañeros. Lo mejor es: ‘oye mira, ha petado una mesa de sonido’ y ya está. Claro que lo que estaba pasando era grave. No teníamos sonido en plató. Pero si a ti se te nota esa gravedad, estás perdido. Miriam me ayudó con un discurso de tres horas y luego se arregló, aunque la pena es que un tío como David Bisbal no pudiera canta, pero el tío se portó.