Este martes, ‘Supervivientes’ puso a prueba de nuevo a los concursantes que aún luchan por alzarse como vencedores del reality desde Honduras. Eso sí, en esta ocasión, la prueba no suponía un esfuerzo físico o mental, sino un ejercicio más profundo aún, escarbando en el pasado de cada uno de los supervivientes para conocer los momentos más dramáticos de su vida. Un reto que nos ha ayudado a conocer mejor a los aspirantes al triunfo, pero que nos ha dejado el corazón sobrecogido, como así ha sucedido con la dramática confesión de Elena, la madre de Adara Molinero, que narró los duros episodios de una vida marcada por palizas y vejaciones por parte de su madre por el mero hecho de ser disléxica.

Elena fue la primera de la noche en cruzar el denominado “puente de las emociones”, en el que los supervivientes van salvando escalón a escalón la distancia que les separa de Lara Álvarez gracias a soltar la mochila de su pasado y confesar sus mayores traumas. El de Elena en concreto, hizo llorar incluso a la presentadora, y es que su relato, que comenzó como si se tratase de un cuento, encerraba en realidad una película de miedo que ha sensibilizado al público: “Érase una vez una niña que tenía una familia maravillosa, de cinco hermanos, un papá y una mamá. Pero esta niña tenía un defecto: no sabía enfrentarse, era disléxica y tenía una falta de concentración. Su madre no lo entendía y pensaba que se portaba mal. Su mamá usaba la correa para intentar que esa niña hiciera las cosas bien”, comenzaba a explicar Elena con un llanto inconsolable que contagió a todos.

elena-3-1068×801

Elena continuó explicando que, con cada golpe que le asestaba su madre, ella se iba haciendo cada vez más y más pequeña, al sentirse indefensa y al comprender que, quizá, era la forma de una madre de educar a una hija con problemas: “Hasta que hacía que yo dejara de existir y que hubiera un monstruo que me atormentaba diciendo que no iba a ser capaz de hacer ni decir nada”. Todo esto lo estaba siguiendo desde su casa Adara, su hija, que aprovechó las confesiones de su madre para realizar un directo de Instagram para ir comentando lo que estaba escuchando. Una dura confesión que le dejó en shock, a pesar de que ella ya conocía esta historia y, según ella, tan solo se atrevió a contar algunas pinceladas de lo que fue una complicadísima infancia en la que no llegó a profundizar mucho más.

La reacción de Adara a la confesión de su madre

“Madre mía, ha sido fortísimo, porque son temas que yo viví. Yo he vivido temas muy fuertes en mi infancia y nunca lo conté en ‘Gran Hermano”. Cuando salimos, nunca llegamos a hablar del tema. No sabía lo que ella pensaba. Entonces, que ella se sienta tan culpable, pues también es fuerte para mí”, confiesa Adara tras escuchar el testimonio más duro de su madre, llevándose las manos constantemente a la cara, con la respiración agitada y el cuerpo descompuesto por ver a su madre rota de dolor.

“Madre mía, tengo el estómago súper revuelto. He flipado totalmente. Mi madre ha contado poquísimo, una pincelada de lo que fue su infancia y ha sido muy valiente, pero bueno, espero que todas esas huellas que le dejaron tan feas ojalá las pueda dejar allí y todos esos recuerdos tan feos”, concluía Adara, que tuvo que cortar el directo de Instagram al sentirse mal por ver a su madre rota y sin consuelo.

Las duras confesiones de Elena en ‘Supervivientes’ han servido no solo para conocer un poco mejor por qué actúa como actúa y las motivaciones que le empujan a hacer lo que hace. También a dar la razón a Adara, cuando al defender a su madre por sus faltas de ortografía, desveló que padecía dislexia y pocos la creyeron. La avalancha de críticas fue brutal, todas en tono jocoso, pero que ahora reciben contestación. Sin embargo, se ha sembrado una duda y es que la hermana de Elena, tía de Adara, que estaba en plató defendiéndola, aseguró que ella no había vivido esa infancia, pero no llegó a quitarle la razón a Elena. Algo que ha sido aprovechado por muchos para poner en duda su duro testimonio.

portada-elena-t