César y Jorge Cadaval han recordado los difíciles momentos vividos tras perder a dos de sus hermanos en el programa de Jesús Calleja.


César y Jorge Cadaval, Los Morancos, han sido los protagonistas de la nueva entrega de ‘Planeta Calleja’. En el programa de Jesús Calleja, los humoristas han hecho un recorrido por los principales destinos turísticos de Turquía: desde Estambul a la Capadocia, pasando por el Valle Rojo y el Valle Rosa. O Derinkuyu, una ciudad subterránea en la que Jorge sufrió un episodio de claustrofobia.

Jorge se emociona al hablar de su madre

Los complicados minutos dentro de las cuevas no fueron el único instante de angustia de los hermanos. Ambos revivieron momentos difíciles de sus vidas. Como la muerte de sus padres o de dos de sus hermanos: «uno de ellos, Carlos, de un ataque al corazón» en 2017. Por su parte, Diego, que trabajó con ellos como su representante, murió como consecuencia de un cáncer en 2011. «Cuando lo de Diego hemos trabajado hasta el día siguiente. Decía nuestro padre que las penas no hay que trabajarlas. Los demás no tienen por qué aguantar penas», subrayaba César. Estas dos duras pérdidas que se suman al dolor tras el fallecimiento de sus padres.

Y es que el clan Cadaval es una piña. Son una familia unida. Y haberse despedido de sus seres queridos aún les hace quebrar su voz. María Pérez, madre de Los Morancos, murió en 2015 a los 83 años. «Lo de mi madre me ha descolocado», reconocía Jorge. «He necesitado ayuda psicológica. Mi madre tuvo Alzheimer. Estuvo con nosotros. Nunca estuvo fuera de casa». Al hablar de la matriarca de la familia, César admitía «soy de poco llorar. Me acuerdo mucho de mi madre».

«Hemos tenido una infancia de 10, maravillosa. Venimos de una familia trabajadora, de clase media. Mi padre era un tío muy gracioso, muy cachondo«, decían.