Luis Jesús Molinero se ha pronunciado sobre la ruptura de su hija: "Es simplemente el resultado de sus decisiones, nada más". 


La reciente ruptura de Adara Molinero y Gianmarco Onestini ha dejado a muchos con la boca abierta, a pesar de que eran diversas las voces que no apostaban por esta relación. La pareja, que nació en ‘GH VIP 7’, emprenden caminos por separado y entre los que han querido opinar sobre el tema se encuentra el padre de Adara quien no ha ocultado lo decepcionado que está con su hija. 

Luis Jesús Molinero no olvida lo dura que ha sido su hija con él y ha señalado en conversación telefónica con una reportera del programa ‘Viva la vida’ que desconoce a cuento de qué ha realizado las declaraciones que ha hecho sobre su persona: «Ella sabrá si le compensa o no». Asimismo ironizaba con la periodista, quien le confesaba que había hablado recientemente con Adara, si le había dicho «cosas bonitas» de él.

Está al tanto de la ruptura de su hija y el mal momento que atraviesa. La ganadora de la última edición de ‘GH VIP’ reconocía que está «totalmente destrozada». Sin embargo, su padre no se compadece del mal momento que está pasando y se muestra tajante: «Es simplemente el resultado de sus decisiones, nada más». 

Asimismo, hacía mención a un tuit que había puesto a favor de ella y subrayaba que le habían dicho que no le había gustado en absoluto: «Me han comentado que se ha puesto de los nervios». Añadía que esta era su forma de pensar y que había dicho que no quería hablar más en su vida con él.

Adara Molinero rompe con su padre por apoyar a su expareja, Hugo

La relación entre padre e hija se ha visto afectada tras el último reality de la joven. Antes se llevaban bien, pero Adara no vio con buenos ojos que su padre apoyara públicamente a Hugo Sierra. “Me da vergüenza ajena los tuits que pone apoyando a Hugo después de lo que está haciendo por detrás”, afirmaba Adara en ‘Sálvame’. Además, no dudaba en asegurar que le daba «vergüenza que esa persona» fuera su padre. 

Por su parte, Adara dejó claro que no quería saber nada de él: «A mí que me deje en paz», recalcaba. Y añadía que siempre pensó que él estaría a su lado apoyándola, algo que a su modo de ver, no ha sucedido: «Si puede me pisa». Tras los tuits en los que apoyaba al que fuera su yerno, Adara tomó la decisión de bloquear a su padre en Twitter.

Al principio de la aventura televisiva de Adara en ‘Gran Hermano’, su padre se mantuvo en un discreto segundo plano. Pero, finalmente, acudió a la casa de Guadalix para sorprender a su hija y darle ánimos. Durante su visita también le confesó que se debía sincerar consigo misma: «Vas a una cosa, o vas a otra, o dices que tienes un lío en la cabeza que no sabes lo que quieres».

La ruptura de Adara

La joven está totalmente rota con su reciente ruptura. Una noticia que ha pillado a muchos de forma inesperada, y es que se produce tan solo un mes después de que ambos terminaran con su andadura televisiva, primero en ‘GH VIP’ y luego en ‘El tiempo del descuento’. «No puedo entender cómo hemos llegado a este punto, cómo se ha sacado todo de sí… No puedo creerlo. Estoy flipando, no puedo creer nada… No sé si estoy viviendo un sueño o una pesadilla… Quiero parar de llorar para contarlo bien», ha afirmado.

La madrileña reconocía que Gianmarco le había visto hablando con Rodri de ‘GH 17’. «Él es amigo del novio de mi madre y lo conoce desde que tiene tres años. Yo empecé a hablar con él cuando salí de ‘Gran Hermano’ porque me había apoyado mucho en mi edición. Al ser amigo del novio de mi madre, estaban los programas intentando ponerse en contacto con él para intentar sacar información de la relación que tiene el novio de mi madre con mi madre. Con él hablo, me río y nada más. Aún siendo amigos, nunca he intentado quedar con él», explicaba Adara totalmente rota en lágrimas.

Al ver los mensajes, el italiano se puso muy celoso y mantuvieron una tensa discusión, finalmente decidió poner punto y final al noviazgo y emprender un largo viaje a Italia. Más teniendo en cuenta que nos encontramos en un estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus y resulta muy difícil viajar. «Ha sido una pesadilla. 36 horas de viaje pero finalmente por la tarde he llegado a casa».