Apenas unas horas después de su salida como tercera finalista de 'GH VIP 7', la colaboradora ha dado su primer paseo por Madrid acompañada de su familia.


Radiante. Feliz. Y con una sonrisa de oreja a oreja. Así se encuentra Mila Ximénez, cuando no se cumplen ni 24 horas de la final de ‘GH VIP 7’, donde el pasado 19 de diciembre salió como tercera finalista.

Celebra su triunfo en el ‘reality’

Cansada tras una noche intensa y llena de emociones y reencuentros, la colaboradora salía de su domicilio en Madrid acompañada de sus familiares. Entre ellos, su hermano Manolo, que la ha defendido en el plató de Telecinco en estos últimos tres meses de encierro en la casa de Guadalix, y Alba Santana. Su ha viajado desde Ámsterdam (donde vive con su marido y sus dos hijos) hasta la capital para apoyar a su madre en sus últimos días de concurso en el ‘reality’.

Satisfecha con su tercer lugar, Mila admitía al terminar el programa que nunca imaginó llegar tan lejos. Inlcuso ha reconocido que su paso por el espacio la ha cambiado en algunos aspectos. «Tenía muchos miedos, mucha inseguridades. La Mila que sale ahora es una Mila que puede convivir con la gente. Ahora tengo más fuerza de la que creo que tengo. Siempre creo que valgo menos o que hay cosas a las que no puedo llegar. Y puedo hacer mucho me limitaba mucho antes», explicaba hace apenas unas horas.