Saray, la concursante expulsada tras presentar un ave con plumas en ‘Masterchef 8’, ha regresado muy arrepentida a la respesca del ‘talent’ culinario.


Saray, la concursante que presentó una perdiz sin cocinar -plumas incluidas- en una de las pruebas de ‘Masterchef 8’, ha regresado al ‘talent’ culinario de La 1 para intentar retomar el concurso en la repesca.

En la prueba de exteriores, celebrada en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, todos los expulsados del concurso de TVE 1 regresaron a los fogones para pelear por reengancharse al certamen en la repesca: Rosa, Sonsoles, Adrienne, Fidel, Sito y Saray. «Confieso, Saray, que me sorprende verte aquí», le espetaba Jordi Cruz, sin ocultar su asombro.

«Me siento súper mal por la manera en la que me fui»

Saray no pudo reprimir las lágrimas al dirigirse al jurado y al resto de sus compañeros, a quienes pidió perdón por la manera en la que se marchó del programa. «Me siento tan tonta y ver a mis compañeros me da mucha alegría. Me siento súper mal por la manera en la que me fui. Me me arrepiento tanto de haber sido tan tonta. Me dio como una embolia mental».

«Espero que hoy, pase lo que pase en la cocina, demuestres respeto por la cocina y pasión por lo que estás haciendo», le pedía el chef catalán.

«Me fui de una forma que a mí no me gustó porque yo no soy una persona de tirar la toalla para nada y ahora me gustaría que me dieran una oportunidad para poder demostrar que sí, que soy una guerrera», explicaba la aspirante rente a cámara. Poco después, durante el cocinado con el resto de concursantes, la cordobesa volvía a mostrar su arrepentimiento a sus compañeros.»Estoy ‘rallá’ porque me siento mal. Quiero que se vea a la Saray de verdad, no era esa Saray estúpida», insistía.

«Quiero dejar a los jueces con la boca abierta»

«Perdí la oportunidad por ser una tonta, por no despeluchar a ese pájaro. Vengo con toda las ganas y quiero dejar a los jueces con la boca abierta», recordaba la andaluza a su regreso al espacio. «Vengo muy ‘arrepentía’ de lo que hice en el último programa la vengo con muchas ganas y voy a darlo todo», sentenciaba.

«¿Has estado estudiando?», le preguntaba Samantha Vallejo-Nájera. la joven le respondía: «¿Sabes lo que he hecho? Arrancarle pelos a la gallina porque se me ha clavado esa espina clavada».

Así fue la expulsión de Saray

Saray se quedó fuera de ‘Masterchef 8’ el pasado 5 de mayo, después de haber presentado un ave cruda en una de las pruebas. La cordobesa debía preparar una perdiz. Un reto que decidió no ejecutar, ya que no estaba dispuesta a quitar las plumas al ave. Por ello presentó un plato que dejó a todos con la boca abierta y que fue severamente criticado por la audiencia del programa en las redes sociales: «un pájaro muerto en lo alto de un plato«.

La presentación de Saray provocó el enfado de Jordi Cruz, quien la reprendió con dureza. «Te voy a ser franco. No he visto tu cocinado, no he visto lo que has hecho. Que me faltes el respeto a mí, que lo has hecho, que le faltes el respeto a tus compañeros, que lo has hecho, que le faltes el respeto al programa y a los 28.000 candidatos a entrar a estas cocinas, evidentemente no se puede hacer», le espetaba. «Entiendo que no quieras cocinar, que te rindas, lo entiendo todo. Pero lo que le has hecho a este producto no tiene justificación ninguna».

La durísima reprimenda de Jordi Cruz a la concursante

Entonces, Saray se defendía: «Yo no me río de vosotros», contestaba al catalán. Pero éste le respondía tajante: «¡Ni se te ocurra abrir la boca! Ni se te ocurra. Porque no tienes nada que decir. Nada. Absolutamente nada. Nos hemos equivocado terriblemente contigo. Y me sabe mal. Este jurado se ha equivocado. Creo que es la vez que más nos hemos equivocado a la hora de dejar entrar a alguien por esa puerta en ocho años».

Tras el incidente, los usuarios de las redes sociales se cebaron a gusto con Saray, a la que calificaron de «irrespetuosa», de haber hecho un «despropósito» o de haber «insultado» a sus compañeros y a miles de aspirantes que cada año se presentan al concurso y se quedan en las puertas.