La colaboradora ha roto a llorar después de que su amiga le echara en cara en directo no haber estado pendiente de ella este verano, durante su tratamiento contra el cáncer.


Esta tarde, Mila Ximénez le ha sacado los colores a su compañera y amiga María Patiño. La sevillana, que se incorporó este martes a ‘Sálvame’ después de dos meses de tratamiento contra el cáncer que padece, le ha reprochado haber estado ausente todo este tiempo. «Me he centrado mucho en la perra», explicaba María sobre su nueva mascota. «Su amiga tiene un cáncer, pero ella tiene una perra. Ha cogido la perra para tener una excusa para no estar conmigo», se lamentaba Mila. Al escuchar sus palabras, la gallega no ha tardado en reaccionar: cabizbaja y avergonzada, apenas podía articular palabra.

[lista_enlaces]

María Patiño pide disculpas a Mila Ximénez: «Lo siento»

«No entres al trapo, que te conozco», le pedía la sevillana. Con sorna, le preguntaba: «¿Y las chinchillas, y la perra? ¿Estáis bien todos? Y las lagartijas, ¿te gustan?». Patiño, con los ojos empañados, le ha respondido: «Las lagartijas me gustan. Es verdad que me he centrado más en la perra… Lo siento».

Y es que desde que anunciara su marcha de ‘Sálvame’ para comenzar su tratamiento, el pasado 16 de junio, María y ella apenas se han visto personalmente. Así lo ha confirmado la propia Mila, quien ha querido restar importancia a este distanciamiento temporal con su colega: «Esto va para largo, tienes tiempo todavía», le ha recordado.

La colaboradora ha dejado claro que Patiño ha estado pendiente a través de mensajes vía WhatsApp: «Con ella hablo y me mando mensajes». Jorge Javier Vázquez interrumpía el diálogo para apuntar: «No es por la perra, María, es que te impresiona mucho el tema. Que también es humano».

[lista_enlaces]

Mila, sobre Patiño: «La noticia no ha sabido cómo manejarla»

Conciliadora, y sin ánimo de que sus declaraciones se interpretasen como un reproche desde el desencanto o el enfado, Mila Ximénez detallaba: «Ella la noticia no ha sabido cómo manejarla. La conozco muy bien y por eso le doy su tiempo porque sé perfectamente que no sabe manejarlo. Sé que estaba muy asustada con el tema y lo entiendo y en cuanto lleguemos a la normalidad pasará. Ella ha convivido con esta historia y por eso la entiendo y la protejo. Probablemente yo haría igual: autoprotegerme para no vivir esta historia».

Mila se dirigía a Patiño cariñosamente para zanjar el tema: «Que sepas que yo lo entiendo y que te conozco perfectamente y que sé que estás ahí». La periodista luchaba por secarse rápidamente las lágrimas de su rostro y bromeaba: «La perra hace caca y pis en el pañal… Que te quiero un montón y que voy a intentar hacer mejor las cosas». Entonces, Mila ha cerrado la charla con una clara advertencia: «Te necesito fuerte y no triste. Yo te doy tu tiempo».

La confesión de Mila en su regreso a ‘Sálvame’: «He entrado en una depresión profunda»

Hace 24 horas, Mila regresaba a ‘Sálvame’ después de un verano alejada del trabajo. En su retorno televisivo confesaba a Jorge Javier que ha atravesado momentos muy malos y explicaba los motivos por los que volvía a su sillón en el programa. «He entrado en una depresión profunda. No me podía levantar de la cama y Alba me dijo: te levantas de la cama ya», decía. «Hay gente que tiene enfermedades peores que ésta. He estado dos semanas muy mal porque entré en una depresión muy gorda. Pensaba: ¿Por qué me ha tocado esto  mí ahora’. Alba me dijo: estabas mal hace tiempo y estabas mal por tu actitud. Estoy aprendiendo cada día de lo que me está pasando, pero no creo que esto acabe mal porque no me lo merezco».

Asimismo, detallaba que aún le queda un largo proceso por delante, ya que «voy a vivir toda la vida con esto». «Mi miedo es que esto vaya a más. Voy a mis sesiones de quimio. Veo a mucha gente que está luchando con una metástasis muy grande. Yo, gracias a Dios, lo he cogido a tiempo. Hoy no he dormido nada porque me he hecho una prueba a las ocho», confesaba.

En estos momentos, su estado de salud está bajo control: «La doctora me ha dicho que está todo bien, que está quieto. Todo está bien. El del pulmón está un poquito más pequeño y nos quedan seis sesiones de quimio y luego seguiré con la inmunoterapia. Lo que tengo que hacer es dormirlo e intentar inmovilizarlo y que no se vaya a otros sitios. No me operan porque para qué me van a destrozar medio pulmón. Lo que hay que hacer es aislarlo», concluía.