La madre de Alba Carrillo abandona el ‘reality’ de Telecinco en una dura pugna contra Adara Molinero.


¡Qué mal lo he hecho! No he escuchado ni un consejo, hija». Con estas palabras, Lucía Pariente hablaba con su hija de su derrota en ‘Secret Story’ nada más conocer su expulsión. La que fuera militar se ha batido en duelo este jueves con Adara Molinero, pero no ha logrado el favor del público.

Alba Carrillo: «Para ella ha sido un parque de atraciones»

«Hay una persona que se va a volver loco de contento. Esta mañana me decía: ‘Ojalá que salga mi abuela! Así que para casa», le contestaba Alba Carrillo. «Ha disfrutado, que para ella ha sido un parque de atracciones. Yo lo hice bastante peor que ella y llegué más lejos. Pero todos estamos muy orgullosos de ti. Yo la primera», añadía la colaboradora de Mediaset.

Lo cierto es que, a pesar de que la decisión de la audiencia ha sido unánime, Lucía Pariente no tenía ninguna gana de abandonar la casa de Guadalix de la Sierra. Pero sus enfrentamientos con algunos de sus compañeros, en especial con Isabel Rábago, le ha pasado factura.

Telecinco

Han sido semanas de subidas y bajadas, de un carrusel de emociones a las que la madre de Alba Carrillo no estaba acostumbrada. Le hubiera gustado haber llegado más lejos, pero no ha podido ser. Así que triste, y conteniendo las lágrimas, se ha despedido del ‘reality’. Eso sí, a pesar de su pena ha tenido tiempo de lanzar unos cuantos zascas a Isabel Rábago, con la que su hija ya no quiere tener relación alguna.

Los zascas de Lucía Pariente a Isabel Rábago antes de su expulsión

«Yo he venido a un concurso y se me ha olvidado, hay gente que sigue haciendo un concurso», decía en su cara a cara con Isabel Rábago en «la sala de la verdad». La concursante reconocía estar feliz, mientras que Pariente le espetaba una pullita tras otra. «Se ha salvado de la nominación, ha encontrado un grupo amable, qué más quiere», decía. «No es lo malo lo que digo, lo malo es lo que pienso y me retengo. Isabel Rábago para mi es trasparente desde la gala del otro día», añadía.

«Que lo diga si le da la gana. Si no quiere que no lo diga. De mí no va a salir ninguna falta de respeto ni voy a dar pie a nada más», le replicaba la periodista. La abulense no se quedaba callada: «Falta de resto es hacer continuamente un drama, tener un peliculón montado y aprovechar de que yo si me he mantenido en el mismo eje todo el tiempo». Y recordaba que ella es «trasparente, a mí se me ve venir», algo