«No hay nada constitutivo de delito», aclara el colaborador, enfrentado a su compañera tras criticar severamente sus salidas nocturnas.


El enfrentamiento televisivo entre Terelu Campos y Kiko Hernández gana intensidad por momentos. La malagueña, cabreada con el colaborador tras sus últimas declaraciones en televisión, anunciaba el pasado fin de semana que tomará medidas legales contra él después de decir que este verano se ha saltado las normas contra la Covid-19 «por ir de bar en bar». Cabreada y entre lágrimas, la hija de María Teresa Campos explicaba en ‘Viva la vida’ que acudirá a los tribunales si es necesario para parar los pies a su excompañero.

Pues bien. El aludido no se ha quedado callado ante las amenazas de la que fuera su colega en ‘Sálvame’. «No es meter demandas, es poner demandas», arrancaba diciendo. «A Terelu, a mi amiga Terelu… Te tengo que decir que si quieres poner una demanda estás en todo tu derecho de ponerla. Es más: pon dos, para que una me llegue. Pero recuerda que luego hay que pagar costas».

«No hay nada constitutivo de delito», aclara Kiko Hernández

Contudente, el madrileño ha recordado que suele ganar todas las batalles judiciales en las que se ha visto envuelto. «Este año llevo 30.000 euros de costas de Toño Sanchís, de Liberto de la Franca, secretario del hijo que me pedía 400.000 y me debe otros 30.000 euros y un gran Hermano que me pedía 300.000 euros, que son otros 40.000″, detallaba. «Gano más en costas que en televisión», apuntaba. «Ponla tú y ya vamos a los 120.000 de costas. Porque no hay nada constitutivo de delito. Lo mío fueron palabras más gruesas, lo tengo que reconocer. Pero que luego un juez mira si esa persona habla».

Semana

El colaborador parecía tomarse a cachondeo el asunto de la demanda que podría enfrentarlo a Terelu: «Yo abro un buffet, puedo abrir una barra libre. Esto va a ser la última cena». Más tarde se dirigía a Carmen Borrego para confirmar que ésta le había mandado un mensaje de WhatsApp para comunicarle que respetaba sus comentarios sobre su hermana: «Fui yo el que a las 22 de la noche te dije te pido disculpas por la tarde que te he dado. Tú me dices ‘respeto lo que tú eres y respeto lo que tú dices». La aludida matizaba: «En ese mensaje le pongo a Kiko: ‘Hombre, es mi hermana».

El origen de la guerra entre Kiko y Terelu comenzó cuando este pronunció las siguientes palabras sobre ella. «Es déspota, clasista y digna para lo que la interesa. Todo el día con la mascarilla… que la que pillaste el Covid fuiste tú por ir lamiendo barras de bares», decía días atrás, criticando con dureza sus salidas nocturnas durante sus vacaciones de verano.

Terelu: «Hay cosas que no se pueden permitir»

La colaboradora, por su parte, ha lamentado profundamente los comentarios vertidos por su colega:  «A mí lo que menos me importa es una demanda. Lo que pasa es que hay cosas que no se pueden permitir. Por parte de nadie. Ni de la dirección de un programa, ni de un colaborador, ni de una productora, ni de nadie. Hay un momento en el que alguien tiene que decir: ‘¿Se nos ha ido la cabeza?‘. No se nos puede ir porque trabajamos de cara al público», ha reconocido.