La prima de la tonadillera ha revelado, entre lágrimas, un susto que vivió cuando Kiko Rivera era tan solo un bebé.


Durante años ha permanecido callada por miedo a Isabel Pantoja, pero la prima de la tonadillera, Sylvia Pantoja, ha decidido romper su silencio. «Tengo el derecho de contar mi verdad. La que he guardado durante 36 años», afirmaba en la tercera entrega de ‘Cantora, la herencia envenenada’. Un programa en el que ha recordado la estrecha relación que mantuvo con Kiko Rivera cuando este era tan solo un bebé. No solo eso, también ha desvelado la intención que tiene ahora con el DJ y que seguro no gustará a la artista.

Telecinco

Ha confesado que le gustaría volver a retomar el contacto. Después de años de distanciamiento desea mantener una conversación privada con él porque está totalmente de su lado en esta guerra abierta que tiene contra su madre por la herencia de Paquirri. Sylvia ha reconocido que le seguía teniendo mucho cariño e, incluso, ha solicitado al equipo del programa que le facilitara su número de teléfono personal para llamarle.

Sylvia Pantoja se ha remontado a su época adolescente cuando tenía tan solo 15 años y cuidaba de un recién nacido Kiko. Ha señalado que él la adoraba y que le daba de comer, le paseaba… «Siempre venía conmigo». Además, ha contado que el fatídico día en el que falleció Paquirri, Kiko se encontraba en sus brazos. Se enteró de lo sucedido cuando llamaron a doña Ana para comunicarle que el torero había muerto mientras Isabel Pantoja iba camino a Pozoblanco.

© Redes sociales.

Poco después de aquel suceso, la relación que ella mantenía con Isabel Pantoja se fue deteriorando por completo cuando se negó a ser corista de Agustín Pantoja: «La muerte de Paquirri la endiosó y la hizo leyenda», ha contado que su vida dio un giro de 180 grados. «Ella vive en un mundo paralelo a la realidad. La han endiosado desde muy niña. Si tú no tomas conciencia, no creces como persona y crees lo que te dicen». También ha confesado que a raíz de aquello se hizo una persona «muy inaccesible» que, incluso, intentó entorpecer su trayectoria artística.

Un tremendo susto 

La prima de la tonadillera no ha podido evitar romperse en lágrimas cuando ha recordado un susto que vivió cuando Kiko tenía tan solo seis meses. «Se me cayó de los brazos, se hizo un chichón». Un momento en el que no estaba presente la artista pero su madre, doña Ana, la riñó con severidad: «Ya estás contenta», le dijo. «A mí me dolió mucho. Yo me fui llorando a ver a mi tía Manuela».

Telecinco

Sylvia ha trazado el siguiente perfil de su prima: «Siempre se ha sentido superior a toda la familia. Ellos se creen que son superiores». Aseveraba que ha salido a su madre. «Los Pantoja somos personas muy nobles y sencillas, no tenemos rencor». Y añadía que la artista era el proyecto culminado de su progenitora. «Ella ha visto realizado su sueño en su hija. Siempre se han llevado bien. Isabel tiene adoración por Ana y Ana por su hija».