Frank Cuesta sigue con su trabajo con una entrega especial dedicada a Félix Rodríguez de la Fuente. Eso sí, no descansa para sacar a su mujer de la cárcel, aunque aún tiene 9 años de condena por delante


Frank Cuesta regresa a DMAX este domingo a la 21:30 horas para presentar ‘Wild Frank: El legado de Félix, un especial de cuatro entregas en el que el herpetólogo rendirá homenaje a la figura y trayectoria de Félix Rodríguez de la Fuente recorriendo algunos puntos clave de la Península Ibérica con motivo del 40º aniversario de su muerte para comprobar de primera mano que queda del legado del famoso naturalista: “Félix Rodríguez de la Fuente es el libro de los animales que tuvimos todos los niños de mi época, es el profesor que no tenías en el colegio y al que siempre recuerdas con cariño”.

Frank Cuesta reconoce que no es fácil hacer un programa de estas características, por lo difícil que ha resultado grabarlo, siguiendo en muchos casos los mismos pasos que dio Rodríguez de la Fuente y porque la naturaleza no interesa de verdad: «En España, tú haces un programa sobre animales o naturaleza y no interesa; si no sale una tía con las tetas grandes o un tío que se pega con otro, la televisión no interesa. Se le da publicidad a una niña de 17 años que sale diciendo en la tele que le han robado su infancia y gritando en manifestaciones, pero no a los que saben de verdad del tema, a los anónimos que llevan muchos años luchando por salvar la naturaleza de verdad, sin medios, sin subvenciones, sin publicidad…»

Frank Cuesta vuelve a la televisión en un momento personal duro, ya que el año pasado contó que estaba sufriendo una grave enfermedad contra la que sigue luchando: «Es algo que llevo arrastrando mucho tiempo. A veces sale o puede que no, pero hay que levantarse cada mañana luchando. O me levanto y sigo o me dejo caer. Tengo tiempos mejores, otros peores, es un problema de sangre, tengo altas y bajas. depende mucho del estrés. Mis hijos ya lo tienen aceptado, saben lo que hay, y tengo que vivir con ello».

¿Cómo está el tema de la madre de tus hijos, has perdido la esperanza? «Eso nunca. En Tailandia las penas se cumplen completas, a ella la condenaron a 15 años de cárcel, lleva 6 y cada día sigo trabajando y peleando judicialmente por intentar que salga. La base es la constancia, si sigo luchando puede que llegue un momento que me hagan caso».