El actor ha sido el último concursante desenmascarado en ‘Mask Singer’: ¡Era el monstruo, una de las máscaras más entrañables!


La última gala de ‘Mask Singer: adivina quién canta’, itor, Fernando Tejero ha sido el concursante desenmascarado del programa de Antena 3. A lo largo de la noche, el actor había dado varias pistas para ayudar a los ‘investigadores’ a descifrar su identidad: «Los humanos siempre flipan al verme. No soy el monstruo de las galletas, sino el de los pescaditos. ¡De todos los colores! Siento verdadero amor por el mar. Ay, la primera vez que lo vi. Lloré tanto… Pero hoy vengo a pasármelo pipa, ¿verdad, Mota? No te acuerdas de aquellos monstruosos días que pasamos juntos».

Monstruo daba tres pistas, pero solo una de ellas era cierta: «Soy un auténtico padrazo, en mi dieta no puede faltar el queso venga de donde venga y lo que más me gusta es estar con mis amiguetes». Tras escucharlo, Javier Calvo lanzaba: «Si no es Santiago Segura me tiño el pelo de rosa» y si es Fernando Tejero «os rapáis los dos», se le ocurría a  Javier Ambrossi.

La gran sorpresa de la noche

Monstruo cantaba el ‘Relax’ de Mika y desconcertó a los miembros del jurado. Las apuestas de semanas anteriores fueron por Alejandro Sanz, Fran Perea, Santiago Segura y Fernando Tejero. En esta ocasión volvían a apostar por Segura y Tejero.

A lo largo de su paso por el concurso, el popular actor de ‘La que que se avecina’ ha interpretado grandes temas. Quizás el más recordado sea el de ‘Everybody’ de los Backstreet Boys, que hizo vibrar al público.

Tras ser desenmascarado, el intérprete confesaba que estar metido dentro del disfraz había sido tarea complicada: «Es como ir metido en un ataúd, pero me lo he pasado bomba mirando a estos señores».

Para Tejero, cuyo atuendo casi le cubría la mitad de la cabeza, el principal reto de su paso por el programa no fue cantar, sino meterse en el disfraz. «Al principio fue un poco claustrofóbico porque cuando empezamos a grabar hacía calor. Y la primera vez que me lo puse tenía muchísimo calor. Había muy poco respiradero y hubo un momento que respiraba mi propio aire. Era un agobio», ha confesado. «El disfraz lleva dos corchos en los hombros y la movilidad es súper reducida, aunque a mí se me olvidaba completamente al cantar». Asimismo, revelaba que el calor que pasaba dentro del disfraz era tal que prefería no llevar ropa al subirse al escenario: «Yo iba en calzoncillos y casi nunca sudo y se me caían las gotas del sudor».

«Me gusta cantar»

El cordobés, que se confiesa tímido, ha reconocido que aceptó formar parte del programa porque éste le permitía dar rienda suelta a su pasión por cantar sin tener que mostrarse ante el público. Y es que le encanta la música. No en vano ha cantado en conciertos junto a amigos como Joaquín Sabina, Rozalén, Dani Martin o con Estopa «incluso en un disco». Incluso ha entonado alguna nota con el intérprete de ‘Corazón partío’: «En casa de Alejandro Sanz he estado varias veces». Y apuntaba: «Me han ofrecido otras cosas de entretenimiento en televisión y soy bastante pudoroso. Todo lo que sea mostrarme yo como persona, como Fernando Tejero, lo paso mal. Me gusta cantar muchísimo».

«Al programa le veo un poco de actuación. Vas metido en un muñeco y tienes que manejar el muñeco y luego tienes enfrentarte al público e intentar bailar… y luego hay una parte tuya de que no te pueden descubrir. Siempre está el miedo y la incertidumbre. Uno mentalmente, psicológicamente, estás dentro de una máscara, pero yo todo el rato quería esconderme más todavía», añadía en su charla con Arturo Valls.

«Me dio mucha rabia irme tan pronto»

De sus declaraciones sorprende la sinceridad con la que ha confesado que lamenta haberse quedado fuera del concurso: «Me dio mucha rabia irme tan pronto sinceramente. Esperaba haber quedado finalista, simplemente por el hecho de haber cantado más canciones». Cree que la máscara es un factor fundamental para crear incertidumbre: «Ellos (el jurado) no se paraban realmente a escuchar los datos. Yo me quedaba en el camerino viendo las actuaciones del resto de participantes, pensando: ¿Quién habrá ahí? Cuando canté ‘Hay un amigo en mí’ y Malú dijo: ‘Este es un cantante profesional’ dije: ‘Tiro por ahí».