«Mi vida no ha cambiado tanto como la gente pueda pensar. Sigo siendo el mismo tipo, sigo haciendo las mismas cosas», ha afirmado Fernando Simón en ‘Planeta Calleja’.


La cara visible de la lucha contra el coronavirus, Fernando Simón, ha estrenado la nueva temporada de ‘Planeta Calleja’. «Me gustan los retos», advertía sincero el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad antes de embarcarse en la aventura junto al siempre intrépido Jesús Calleja.

Nacido en Zaragoza, este funcionario de 57 años proviene de una familia numerosa. Hijo de un conocido psiquiatra, Antonio Simón, tiene cinco hermanos. Estudió Medicina en Zaragoza, pero pronto surgieron sus ganas de recorrer el mundo que le llevaron a África. Allí trabajó en un hospital en un pequeño pueblo de Burundi, una etapa que recuerda con especial cariño: «Hacíamos prácticamente de todo».

Continuó con su formación en Londres donde estudió Epidemiología. En la capital británica también trabajó durante un tiempo, lo que le permitió viajar por todo el mundo. «Me dediqué a lo que me gustaba y me interesaba». A pesar de ello, su padre siempre quiso que siguiera sus pasos en el mundo de la Psiquiatría. Una pandemia ha hecho que recibiera, finalmente, su beneplácito: «Hijo, qué bien que no me hiciste caso. Estoy orgulloso de la trayectoria profesional que has llevado», le dijo cuando terminó el confinamiento y pudieron, por fin, reencontrarse.

Padre de tres hijos 

Este médico epidemiólogo es, además, un orgulloso padre de familia numerosa. Tiene tres hijos, dos chicos y una chica, de 23, 21 y 18 años. Todos están en su etapa universitaria estudiando carreras bien distintas: Física, Filosofía e Ingeniería. «Mi vida no ha cambiado tanto como la gente pueda pensar. Sigo siendo el mismo tipo, sigo haciendo las mismas cosas», ha afirmado sobre su vida personal.

Su mujer se dedica a la investigación de aspectos sociales relacionados con la salud. «Nos conocimos en el pueblo. Ella tenía familia allí», ha contado sobre el inicio de su relación. «Yo estaba estudiando Medicina, ella su formación es el Periodismo, pero luego se especializó en otros temas», ha explicado. Ha recordado que tanto él como ella superaron el coronavirus durante el estado de alarma y se aislaron en la casa que comparten con sus tres hijos.

Deportista nato

El deporte es una de sus grandes pasiones que practica desde niño. Actualmente se decanta por la escalda. Una afición que adoptó a los 42 años cuando llegó a Madrid. Buscó un deporte que le permitiera estar en contacto con la naturaleza. También es aficionado a la vela ligera, el windsurf, el surf e, incluso, el rugby.

Sabe bien que es un funcionario, pero su trabajo le ha llevado a trabajar codo con codo con 7 u 8 ministros, sin embargo continúa siendo tan espontáneo como lo ha sido siempre: «Soy como soy y si alguien quiere saber cómo soy que venga y me conozca». Ha revelado que como consecuencia de la pandemia ha recibido la llamada de diversos políticos de la oposición que le han advertido sobre su exposición mediática.