"Cuando salí de aquí el jueves estaba muy nerviosa, muy exhausta. Estuvimos hablando y me acosté como a las nueve de la mañana", ha afirmado.


Han pasado tan solo tres días de su expulsión de la casa de Guadalix, pero han sido suficientes para que Estela Grande ratifique su amor por Diego Matamoros. A pesar de que durante su paso por el reality su estrecha amistad con Kiko Jiménez hizo correr ríos de tintas, el matrimonio ha mantenido esa conversación privada que ambos ansiaban en la que han llegado a un perfecto entendimiento. 

«Estamos de maravilla»

«Cuando salí de aquí el jueves estaba muy nerviosa, muy exhausta. Estuvimos hablando y me acosté como a las nueve de la mañana. Todo muy bien, se ha resuelto muy bien y estamos de maravilla», ha reconocido durante una entrevista en ‘El Debate’. Asimismo ha explicado que nada más salir vio un gesto cómplice de su marido en plató que le hizo quedarse tranquila.

Además, prefiere mantenerse al margen de altercados con Kiko Jiménez y Sofía Suescun: «No quiero que otras personas aprovechen la situación y no voy a entrar en enfrentamientos absurdos». Por su parte, el colaborador afirmaba lo siguiente: «Yo no tengo ningún objetivo en participar en un show mediático contigo».