Un mal olor ha causado una gran inquietud entre los concursantes del programa de aventuras de Telecinco.


‘Supervivientes 2020’ encara su recta final y las ganas de los concursantes por volver a casa son más que notables. Sin embargo, hasta que llegue la última gala del programa de aventuras de Telecinco, los protagonistas del reality continúan teniendo pequeños roces en su convivencia, a pesar de que están más unidos que nunca.

Aunque parecía que después de la tormenta había llegado la calma y que la relación entre Ana María Aldón y Rocío Flores era más idílica que nunca, la mujer de José Ortega Cano y la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco han protagonizado un pequeño enfrentamiento. ¿El motivo? Una cuestión escatológica que ha traído cola entre los habitantes de Cayos Cochinos.

Un fuerte temporal está azotando Honduras y los supervivientes tienen que estar más apretados que nunca en Cayo Paloma. Sin embargo, uno de los concursantes aseguró que había un fuerte olor en el ambiente, dejando claro que uno de ellos sufría de gases. La hija de Rocío Carrasco señaló a Ana María de ser la causante de ese mal olor debido a los tres cocidos madrileños que la diseñadora obtuvo a cambio de raparse el pelo. Esta acusación no le sentó bien a la concursante y no dudó en darle un tirón de oreja a la joven.

«Eres tú que te duele la barriga. Es de alguien que no va al baño y que luego intenta culparme a mí», decía Aldón. «Tengo gases pero no me peo, me duele el estómago, me duele la barriga porque no como y no voy al baño. Pero el día que yo me tire un pedo se va a estar toda España«, se defendía la nieta de Rocío Jurando sin convencer a la mujer del diestro, que continuaba señalándola (al igual que el resto de compañero).

«Yo a ti no te acuso, al igual que tú no me puedes acusar. ¿A qué no te gusta que te lo digan si tú no has sido?», comentaba enfadada Ana María Aldón. Lejos de seguir con la discusión y viendo que no iba para ningún lado porque nadie confesaba quién había sido el autor de los gases, zanjaron el tema y disfrutaron de una divertida velada tomando el sol y comiendo coco.

El momento más «caliente» de Ana María Aldón en ‘Supervivientes’

Ana María Aldón está desatada en Honduras. La sevillana está disfrutando al máximo de su estancia en el concurso y no duda en hacer cualquier cosa para llevarse el ansiado cheque. Hace unos días, la mujer de Ortega Cano cumplía su promesa y se rapaba el pelo para conseguir una recompensa. Ahora, ha protagonizado su escena más «caliente» en la isla gracias a un juego que protagonizó con Barranco.

En concreto, José Antonio Avilés, que fue expulsado hace dos semanas, ha regresado a la isla como fantasma del pasado para regalarles a los concursantes una tarta que, por trozos, depositó sobre el cuerpo del extronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’. «Ana María se ha comido el toffe del pecho de Barranco, se ha puesto muy cachonda, se frota con él y le ha dicho qué bueno está. Rocío Flores se ha enfadado porque ha tardado mucho en comer del pecho de Barranco«, adelantaba Jorge Javier en ‘Sábado deluxe’.

Ana María está muy cómoda en ‘Supervivientes’

Ana María Aldón está más cómoda que nunca en Honduras y no duda de abrirse en canal con el resto de sus compañeros. La última anécdota que ha compartido la diseñadora ha sido en referencia a la boda de José Ortega Cano con Rocío Jurado y cómo la vivió ella siguiéndola por la televisión. «Yo me acuerdo del día que mi marido se casó con Rocío Jurado. Yo estaba en casa de mi madre, con la estufa y estaba viendo la boda de Ortega Cano y Rocío Jurado. Era la pareja, lo más», comentaba con Rocío Flores y Jorge, a quién le estaban explicando el árbol genealógico del Clan Jurado.

Poco después, la diseñadora rememoraba el día que visitó la finca de José Ortega Cano en «una excursión de personas mayores». «Estaba él, que no me lo esperaba, pero también Gloria Mohedano y su marido. No podía ver a Gloria, se parecía mucho a Rocío Jurado«, recordaba la concursante. Ante esto, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores le daba la razón y desvelaba que ella también tuvo la misma sensación cuando volvieron a reencontrarse después de mucho tiempo sin verla. «Fue abrazarla y sentía que estaba abrazando a mi abuela. Tenía su mismo olor, los brazos, las muñecas, la piel.. todo lo tiene exactamente igual que mi abuela», comentaba.