La colaboradora se ha hecho un lío al intentar hacer churros en directo. Agobiada, ha pedido una segunda oportunidad.


Aunque lleva dos meses aislada en su domicilio Paracuellos del Jarama, Belén Esteban sigue siendo noticia. Desde que el país se encuentra en Estado de Alarma, la colaboradora entretiene a la audiencia de Telecinco elaborando recetas en ‘Sálvame’ en riguroso directo. Talento para la cocina no le sobra, pero a voluntad no le gana nadie. Esta tarde ha vuelto a demostrar cuán en serio se toma su nueva sección, aunque ha fracasado de manera estrepitosa al preparar su plato: unos churros que se le han resistido y cuyo ‘making of’ nos ha brindado uno de los instantes más simpáticos de la televisión en lo que llevamos de confinamiento.

La princesa del pueblo había preparado con esmero su nueva puesta en escena en los fogones. «He visto 28 tutoriales», anunciaba, dispuesta a dar lo mejor de sí misma en la cocina de su hogar. Allí explicaría a toda España cómo se preparan unos churros tradicionales. Incluso presumía orgullosa de su nuevo delantal: «Me lo han mandado una señora que se llama Edurne porque ve nuestra sección y en honor a ella me lo he puesto. Gracias, Edurne».

«Eres la alegría de la cuarentena», le ha dicho Carlota Corredera. La madrileña se mostraba contenta con el papel que ejerce cada semana como chef. «Estoy muy agradecida con la gente y estoy muy contenta con mi sección«. «¿Te estás planteando abrir un restaurante?», bromeaba la presentadora. «Ya te contaré lo que hay de proyecto», respondía Belén.

Se lía con los churros: «¡Que no me salen!»

Una vez que se ha metido en faena, la cosa ha empezado a torcerse. Belén ha tenido serios problemas al manipular la masa con las manos. «¡Ay que me quemo! ¡Ay que me quemo!», gritaba al comprobar que estaba caliente. La masa no le salía como debía. Y es que de su artilugio de plástico salían montones de masa amorfos. «¡Ay, que no va! ¡Que no va la manga churrera! ¡La madre que me parió! ¡Que la máquina está desencajada!», se quejaba Belén. «Más que churros, pequeñas cagaditas», comentaba Corredera, entre risas. «Confiamos en ti, Belén».

La colaboradora tampoco se apañaba del todo bien con la máquina de hacer churros, que había comprado por internet días antes. Con la presión del directo, la madrileña se iba a agobiando cada vez más: «¡Si lo que no va soy yo!». Tras angustiarse del todo se ha dirigido a Carlota para hacerle una petición. «Dejadme hacer lo churros otra vez. Dejadme la semana que viene hacerlo mejor, que no me sale».

Arropada por sus compañeros

Al ver que Belén se había bloqueado por completo, sus compañeros se han puesto de pie para animarla y dedicarle un caluroso aplauso desde el plató de Telecinco.

«Es la masa que me ha salido blandengue. Que lo dejo para la semana que viene… Creo que he echado más agua de la que correspondía. Es la masa, es la masa», explicaba. Porque creía de que el utensilio de cocina no era el responsable de su fracaso: «¡Me cago en esta máquina de mierda! Que la he comprado en Amazon, hija», le recordaba a Corredera.

«Me quedo con tu rabia porque te has visto los tutoriales, porque te has comprado la máquina. Lo has intentado, eso es innegable», ha asegurado la gallega.

Consigue hacerlos en el segundo intento

Una vez que se ha tranquilizado, Belén volvía a intervenir en directo para intentarlo por segunda vez. «¡Qué mal lo he pasado. Primero no me llegaba la máquina. Estaba agobiada y ahora no me salen los churros«, se lamentaba. «Yo decía: que me salga por lo menos un churro».

Una vez que ha retomado el paso a paso de su receta, la ‘Princesa del pueblo’ ha conseguido que la masa saliese adecuadamente de la máquina churrera. «El aceite tiene que estar muy muy caliente. Hay que poner una tapa porque el churro puede explotar porque se queda con agua dentro y aire», recordaba a los espectadores.

Una vez superado el reto churrero, la colaboradora ha dedicado tan tradicional receta a los espectadores. «Estos churros se los quiero dedicar a toda España, pero en especial a toda la gente de Madrid con todo mi amor». También ha dedicado unas emotivas palabras a sus compañeros: «Que hoy estoy un poco así. Quiero deciros que os echo mucho de menos y cuando os vea os voy a dar muchos besos».