Carmen Porter, la mujer de Iker Jiménez, ha tenido que ser operada y por eso se ha ausentado de los programas en los que está con su esposo. El revuelo ha sido tal que ella ha tenido que dar explicaciones sobre su bache de salud


Iker Jiménez es el único presentador de Cuatro que sigue al frente de su programa desde que se estrenó la cadena y con una salud de hierro. La audiencia no le da la espalda semana tras semana, incluso ahora que ha dado un giro a su presencia en Mediaset y se ha convertido en un referente de información en tiempos de pandemia con su programa ‘Horizonte: informe Covid’, que mantiene al público pegado al televisor conociendo los secretos ocultos de esta enfermedad y los últimos avances en su lucha.

Sin embargo, el triunfo no es solo exclusivamente de Iker Jiménez, sino que él sin su mujer, Carmen Porter, no sería lo mismo. Y es que el matrimonio ha sabido aunar fuerzas para convertirse en la pareja de oro de Mediaset, incluso sin necesidad de protagonizar polémicas o escándalos que les mantengan en el candelero. De hecho, la ausencia de Carmen Porter en el plató ha despertado tanta preocupación en las redes sociales, que ha revitalizado el interés del público por conocer qué le sucede y por qué ha dejado a su marido al frente del programa sin su inestimable ayuda.

La ausencia de la presentadora en los directos que su marido hace en Mtmad en su espacio ‘Mileni Live’ ha sido muy comentado. Más después de que el propio Iker Jiménez dejase evidencia de que el motivo de su falta es un problema de salud: “Esta noche es muy especial. Como veis, no tengo a Carmen Porter a mi vera. Está convaleciente la pobre. No es nada grave. Sabéis que ella es brava y jabata como ninguna. Tampoco ha podido estar en su canal de Youtube. Espero que tenga una pronta recuperación”, anunciaba el periodista especializado en cuestiones del más allá y el mundo del misterio, que trató de informar a sus espectadores sin querer alarmar a nadie.

Foto: Cuarto Milenio

Sin embargo, al hablarse de un bache de salud, normal que entre sus seguidores comenzasen a preguntarse qué le ha sucedido. Algo que ha quedado desvelado por la propia Carmen Porter, que ha explicado en primera persona el problema que le ha mantenido alejada del trabajo y, por tanto, también de su marido, su fiel compañero de aventuras laborales y personales. “Gracias a todos por vuestros mensajes de estos días. Sí, me encuentro ya mucho mejor. Ha sido una intervención en las encías y es doloroso y molesto, pero estoy bien”, explica la periodista, que no ha tenido reparos en confesar el mal que le aquejaba, pese a formar parte de su intimidad, esa esfera que tanto ella como su marido prefieren mantener al margen de su popular trabajo.

Carmen Porter no se limitó a decir que su ausencia en los programas en los que colabora con su marido, y en su propio canal de Youtube, se debía a una operación quirúrgica en las encías. También quiso acercar su problema de salud a sus seguidores, a sabiendas de que estaban preocupados por ella y debía recompensar tanto cariño con un gesto de cercanía: “Está cicatrizando muy bien. Me pusieron mi propio plasma oxigenado, como a los deportistas”, se tomaba con humor esta peculiaridad de si paso por quirófano. Eso sí, el humor no dura demasiado y es que, como ella misma reconoce: “Lo malo es que cuando me río me tiran los puntos”.