La actriz y la expolítica han protagonizado un tenso rifirrafe en los fogones del ‘talent’ culinario de TVE.


En la emisión 7 de ‘MasterChef Celebrity 5’ la tensión entre los aspirantes empieza a notarse. A medida que avanza el programa, los famosos se esfuerzan cada vez más por mantenerse en el ‘talent’ culinario de Televisión Española. Por este motivo también aumentan las tensiones… y los piques entre ellos. Es lo que le ha pasado a María José Charro Galán, más conocida como La Terremoto de Alcorcón, que ha marcado las distancias con una de sus compañeras, Celia Villalobos.

La exministra de Sanidad y la cantante chocaron en una de la prueba de exteriores. «La Terre», como la llaman sus compañeros, se quejaba de la manera en la que Villalobos se dirigía a ella. La ‘vedette’ se ofreció a hacer huevos fritos, pero la expolítica decidió seguir haciéndolos ella hasta le pidió a La Terre que se encargase ella. La Terre se negó y así se enzarzaron en una tensa discusión por «las formas».

La vedette se queja de Celia Villalobos: «No me gustan los imperativos»

«Algunos han entendido lo que es un equipo y otros no», decía, tajante, Villalobos, tras concluir la prueba. «Tengo fama de autoritaria y yo no he venido a pasarlo mal», admitía. La Terremoto, por su parte, ha dejado claro que no va con ella que le hablen «de manera imperativa». La malagueña le respondía: «No me gustan los imperativos, pero si doy una orden la doy y si los demás se enfadan, pues es lo que hay».

«Ella se ha enfadado conmigo porque le he dicho basta ya de imperativos», se quejaba la madrileña. Aunque al final de la prueba se fundieron en un abrazo tras «hacer el pestiño de la paz», las tensiones entre ellas se mantuvo hasta tiempo después. En la siguiente prueba de eliminación no ocultaron que aún quedaba cierto resquemor tras el pique. La Terremoto de Alcorcón se presentaba en el plató con un singular «punto en boca», en su maquillaje facial. Toda una declaración de intenciones hacia su compañera de concurso.

La malagueña, de La Terremoto: «Me parece una tía fantástica»

Villalobos decidía restarle importancia al cabreo entre ellas. «No te ocupes de medio día haciendo días enteros, decía mi suegra. Las discusiones no nos llevan a nada. Todo el mundo tiene derecho a ser como es», confesaba a los miembros del jurado. Y añadía que no siente nada en contra de la artista: «Me parece una tía fantástica y un ser humano extraordinario».

TVE

A Celia Villalobos aun le quedarían más emociones fuertes que vivir en la gala de ‘MasterChef’. En otras de las pruebas se derrumbaba tras cometer un error al preparar su plato. «El punto de cocción está espectacular, pero la salsa, el parfait, el salteado… todo mejorable», valoraba Pepe Rodríguez. Esto la hacía romperse delante los jueces. «Me queda mucho camino que andar», reconocía, sin poder reprimir las lágrimas. Florentino Fernández fue el primero en intentar animarla: «Eres muy exigente contigo misma. Pero te crees ser exigente con uno mismo es bueno. Es bueno si sabes solucionarlo, pero no de gratis», le decía.

La lágrimas de Celia Villalobos: «No me gusta hacer las cosas mal»

La que fuera alcaldesa de Málaga no ocultaba que se sentía frustrada por no haber dado lo mejor de sí misma en la prueba. «No me gusta hacer las cosas mal y me está dando consejos mi hermano menor… Es que meter la pata con algo tan simple…». Jordi Cruz aplaudía su actitud: «Me gusta tu forma de ser, Celia. Me gustan los inconformistas».

«Eso lo lleva haciendo desde el programa uno», recordaba Flo. La andaluza, con la sensibilidad a flor de piel, se dirigía a él y le lanzaba: «¿Como te crees que he llegado en el Partido Popular donde he llegado no siendo de una familia no teniendo una carrera? ¡Con muchos cojones!». Al escuchar sus palabras sus compañeros la aplaudían. «Que un político se mire al espejo y se sienta orgulloso de mirarse», diría tras concluir la prueba.