Después de 100 días de encierro voluntario en la casa de Guadalix de la Sierra, la modelo queda segunda en la final del 'reality'.


Alba Carrillo ha llegado muy lejos en su paso por ‘GH VIP 7’. El ‘reality’ de Telecinco cierra su séptima edición VIP con la modelo y ex de Feliciano López en el segundo lugar. No ha podido vencer a Adara Molinero, que se ha alzado como ganadora, pero regresa a casa como la ‘número 2’ del programa.

«Gran Hermano me ha enseñado a pedir perdón»

Antes de su marcha, Alba hizo balance de su paso por el ‘reality’. «Gran Hermano me ha enseñado a pedir perdón y a parar antes de hacer daño. He aprendido que no necesito ir tan abajo para coger impulso. Me arrepiento de cosas que he dicho, de haber perdido los nervios».

De su paso por la casa, ha reconocido que sí «borraría algo» y «sería el día que tuve que escuchar lo que oí para salir del bucle». Se refería a la bronca que le echó Jorge Javier Vázquez, quien llegó a instarla para abandonar el concurso si tuviera «dignidad». Fue su momento más amargo, pero también del que más aprendió. «Me vino de perlas. En ese momento que yo estaba en bucle necesitaba que me dieran una buena colleja», admitía al presentador.

Jorge Javier también la felicitó por su excelente labor como concursante. Ella le agradeció el gesto que tuvo con ella: «Estoy agotada de tocar suelo». «Tienes detectados los problemas, y eso es buenísimo», le recordaba el catalán.

«La vida no es tan emocionante fuera de aquí»

«No borraría a nadie porque todo son partes de esta edición. Ha habido momentos difíciles, pero otros han sido muy divertidos», ha explicado la madrileña. «Me costó muchísimo entrar aquí. La vida no es tan emocionante fuera de aquí. Esto no es como se ve desde fuera. Ha sido un reto personal grande. Salgo más fuerte y con más seguridad en mí misma», añadía.

«He puesto toda la carne en el asador y he sido como soy. Esto pasará a ser una parte importante de mi vida«, recordaba en el confesionario horas antes de abandonar la casa. «Aquí todos los días hay una sorpresa, algo que nos hace vibrar».